Pulse aquí para volver atrás
Puede consultar la versión completa en inglés PULSANDO AQUÍ

Gotas óticas para la eliminación del cerumen
Martin J Burton, Carolyn Doree
Esta revisión debería citarse como: Martin J Burton, Carolyn Doree. Gotas óticas para la eliminación del cerumen (Revision Cochrane traducida). En: Biblioteca Cochrane Plus 2009 Número 2. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2009 Issue 1 Art no. CD004326. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

Resumen

Antecedentes

Los problemas atribuidos a la acumulación de cera (cerumen) son una de las causas más frecuentes de visita al médico generalista debido a problemas de oído. El tratamiento para este trastorno a menudo incluye el uso de un agente para ablandar la cera (cerumenolítico) que dispersa el cerumen y reduce la necesidad de lavado con jeringa, o facilita el procedimiento en caso de ser necesario, pero no existe consenso acerca de la efectividad de la amplia variedad de cerumenolíticos en uso.

Objetivos

Evaluar la efectividad de las gotas óticas (cerumenolíticos) para la extracción de la cera del oído sintomática.

Estrategia de búsqueda

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedades de Oído, Nariz y Garganta (Cochrane Ear, Nose and Throat Disorders Group); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library, 2008 número 2); MEDLINE; EMBASE; CINAHL; ISI Proceedings; Cambridge Scientific Abstracts; mRCT y fuentes adicionales de ensayos publicados y no publicados. La fecha de la búsqueda más reciente fue abril 2008.

Criterios de selección

Se identificaron todos los ensayos controlados aleatorios en los cuales se comparó un cerumenolítico con ningún tratamiento, un placebo u otros cerumenolíticos en participantes con cerumen duro o impactado, y en los cuales se declaró o se calculó la proporción de participantes con suficiente depuración del conducto externo, para que no sea necesaria una depuración mecánica adicional (medida de resultado primaria).

Obtención y análisis de los datos

Los dos autores examinaron todos los ensayos recuperados y aplicaron los criterios de inclusión de forma independiente.

Resultados principales

Nueve ensayos cumplían los criterios de inclusión. En total, 679 participantes recibieron 11 cerumenolíticos diferentes. Un ensayo comparó tratamientos activos con ningún tratamiento, tres ensayos compararon tratamientos activos con agua o solución salina de "placebo", y los nueve ensayos compararon dos o más tratamientos activos. Ocho ensayos incluyeron lavado con jeringa como una intervención secundaria.

En términos generales, los resultados no fueron concluyentes. La mayoría de las comparaciones no mostró diferencias entre los tratamientos. El metanálisis de dos ensayos de alta calidad produjo una diferencia estadística a favor del polipéptido de trietanolamina sobre la solución salina para evitar la necesidad del lavado con jeringa, pero no se observaron otras diferencias significativas entre los tratamientos.

En tres ensayos de calidad alta a moderada, no se encontraron diferencias entre la efectividad de las gotas óticas de bicarbonato de sodio, clorbutanol, polipéptido de trietanolamina oleatocondensado o docusato sódico líquido versus agua estéril o solución salina "placebo".

Un ensayo de calidad metodológica moderada encontró que los tres tratamientos (gotas óticas de bicarbonato de sodio, clorbutanol y agua estéril) fueron significativamente mejores que ningún tratamiento para evitar la necesidad del lavado con jeringa.

Ninguno de los ensayos de calidad más alta demostró la superioridad de un agente sobre otro en las comparaciones directas.

Conclusiones de los autores

Los ensayos han sido heterogéneos y, en general, de calidad baja a moderada, lo que dificulta la formulación de recomendaciones definitivas sobre la efectividad de los cerumenolíticos para la eliminación del cerumen sintomático. El uso de gotas de cualquier clase parece ser mejor que ningún tratamiento, pero es incierto si un tipo de gota es mejor que otro. Los ensayos futuros deben ser de calidad metodológica alta, tener tamaños de muestra grandes y comparar los disolventes tanto a base de aceite como a base de agua con placebo, ningún tratamiento, o ambos.

Resumen en términos sencillos

El uso de gotas óticas para eliminar el cerumen impactado es mejor que ningún tratamiento, pero ningún tipo particular de gotas pueden recomendarse sobre otro.

La cera del oído impactada es a una de las razones más frecuentes de consulta a los médicos generalistas (médicos de familia) por problemas del oído, dado que puede causar audición reducida, malestar y a veces dolor y mareos. Las gotas óticas (a base de aceite o agua) se suelen prescribir para eliminar la cera o para ayudar el lavado posterior con jeringa si fuese necesario. La revisión de los ensayos halló que las gotas óticas (de cualquier tipo) pueden ayudar a eliminar la cera, pero que el agua y las gotas de solución salina parecen ser tan buenas como los productos comerciales más costosos. Sin embargo, la calidad de los ensayos fue generalmente baja y se necesita mayor investigación.

Antecedentes

Los problemas atribuidos a la acumulación de cera son una de las causas más frecuentes de visita al médico generalista (MG) debido a problemas de oído. La eliminación del cerumen es el procedimiento otorrinolaringológico más frecuente realizado en la atención primaria. En 1990 el MG promedio realizaba esto casi dos veces por semana (Sharp 1990); actualmente en el Reino Unido el procedimiento lo realiza por lo general el personal de enfermería. Por consiguiente, las personas que se presentan con exceso de cera en los oídos ocupan una proporción significativa del tiempo de consulta del MG.

El conducto auditivo externo se divide en dos partes, la porción cartilaginosa lateral (dos tercios externos) y la porción ósea medial (tercio interno). La piel que reviste el meato óseo interno tiene sólo 0,1 mm de grosor y está adherida con firmeza al hueso subyacente y a la fisura escamotimpánica. No tiene una función especial además de la protección y la depuración de la queratina descamante por migración. La piel que recubre los dos tercios externos del conducto auditivo es unas diez a 15 veces más gruesa y posee una capa subcutánea bien desarrollada que contiene folículos pilosos, glándulas ceruminosas (glándulas sudoríparas ligeramente modificadas) y glándulas sebáceas (que drenan en los folículos pilosos). La cera del oído, o cerumen, es una mezcla de la secreción de estos dos tipos de glándulas y el epitelio escamoso exfoliado (el componente principal). El cerumen también contiene glucopéptidos, lípidos, ácido hialurónico, ácido siálico, enzimas lisosomales e inmunoglobulinas, y ejerce un efecto protector, antibacteriano al ayudar a mantener una condición ácida en el conducto auditivo externo mientras que lubrica y protege éste (Carr 2001; Keane 1995). Posee un pH de 5,2 a 7,0. Normalmente la cera, el polvo y la tierra migran en una dirección lateral, con la contribución del movimiento de la mandíbula. Entonces, la cera pasa a la piel del oído externo (aurícula), donde se seca y desaparece y de esta manera logra su objetivo de extraer el polvo y destruir las bacterias y los hongos.

Sin embargo, este mecanismo de autolimpieza a veces falla y causa retención o incluso impactación del cerumen. La impactación del cerumen es más frecuente en los ancianos porque a medida que envejecemos las glándulas de cerumen se atrofian, lo que aumenta la tendencia del cerumen a secarse. Esto puede llevar a la acumulación y oxidación del cerumen. Las encuestas recientes que examinan la prevalencia de cera impactada (Kalantan 1999; Lewis-Cullinan 1990; Minja 1996; Swart 1995) sugieren que es mayor en los hombres que en las mujeres, en los ancianos que en los jóvenes, y en las personas con deficiencia intelectual (Brister 1990). Otros factores que impiden la extrusión normal de la cera del conducto auditivo (p.ej., uso de audífonos o hisopos de algodón) pueden aumentar las posibilidades de acumulación de cerumen, mientras que las personas con conductos auditivos estrechos o deformados o con enfermedades dermatológicas de la piel periauricular o del cuero cabelludo son también susceptibles a la impactación del cerumen.

Todos estos factores muestran que el desarrollo de un tapón de cera oclusivo no está asociado con la higiene personal, sino que es un trastorno constitucional e inevitable. No obstante, una causa frecuente de acumulación de cerumen excesivo continúa siendo intentos erróneos para extraer la cera con instrumentos tales como hisopos de algodón, agujas y hebillas para el cabello que, además de lacerar la piel, a menudo contribuyen con la impactación y pueden deteriorar el mecanismo de limpieza.

La cera del oído es, por lo tanto, una secreción normal que se convierte en un problema en ciertas circunstancias. La acumulación de cera presenta varias secuelas: (a) puede dificultar al médico la visión del tímpano; (b) puede causar una pérdida de audición conductiva y, en consecuencia, dificultar la evaluación formal de la capacidad auditiva; (c) si está en contacto con la membrana timpánica, puede causar malestar y ocasionalmente vértigo; y (d) puede contribuir a la infección (Keane 1995).

Aunque se han propuesto emolientes tópicos para evitar la acumulación de cerumen (Saloranta 2001), no se utilizan ampliamente. Sin embargo, existen varias maneras de extraer el cerumen impactado, entre las cuales se incluyen el uso de lavado de oído con jeringa o irrigación (mediante el cual se elimina la cera del conducto auditivo con un chorro de agua tibia), otros métodos de extracción manual (como curetas de oído para retirar la cera o microsucción) y dos clases básicas de disolventes de cera de oído: los basados en aceites que ablandan la cera por disolución y los basados en sistemas acuosos que mejoran la miscibilidad del agua. Puede utilizarse una combinación de lo anterior. (Se ha demostrado que los tratamientos médicos alternativos como la limpieza de oídos con velas [ear candling] no son eficaces (Seely 1996)).

La extracción de cerumen no está exenta de riesgos potenciales. De los resultados de una encuesta de 105 médicos generales, Sharp 1990 enumera las complicaciones específicas del tratamiento del cerumen de la siguiente manera: fracaso de eliminación de cera; dolor; tinnitus, o vértigo; otitis media u otitis externa; daño en la piel del conducto externo; y perforación de la membrana timpánica Otras complicaciones incluyen hemorragia (generalmente autolimitada), infección o trastorno en el equilibrio que causan náuseas y vómitos (Dinsdale 1991; Grossan 2000; Zikk 1991; Zivic 1993). Incluso, hubo muertes poco frecuentes asociadas con la irrigación con jeringa (Prasad 1984), y las complicaciones ocurren aproximadamente en uno de 1 000 oídos lavados con jeringas (Sharp 1990). El lavado de oído con jeringa está contraindicado si el tímpano está perforado, si existen antecedentes de intervención quirúrgica mastoidea o enfermedad crónica del oído medio o si la persona presenta sordera unilateral (es decir, el oído en cuestión es el único oído de la persona con capacidad auditiva). También se recomienda tener precaución si existen antecedentes de otitis externa recurrente o tinnitus, dado que pueden agravar estas afecciones. Por lo tanto, cada uno de estos métodos de eliminación de cera del oído presenta complicaciones potenciales y requiere una cantidad significativa de tiempo y esfuerzo por parte de un profesional de asistencia sanitaria quién puede haber recibido poca o ninguna capacitación para la tarea.

Aunque existe consenso sobre la efectividad del uso de cerumenolíticos (con o sin lavado de oído con jeringa), no se hallaron revisiones sistemáticas que analicen la eficacia de éstas u otras intervenciones frecuentemente utilizadas para el tratamiento de la cera impactada. Por consiguiente, se presenta una revisión sistemática de ensayos clínicos publicados, mediante el uso de técnicas de metanálisis establecidas.

Objetivos

Evaluar la efectividad clínica de las gotas óticas para la extracción del cerumen sintomático.

Métodos

Criterios para la valoración de los estudios para esta revisión

Tipos de estudios

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios identificados que cumplieron con los criterios esbozados a continuación. También se identificaron los ensayos clínicos controlados.

Tipos de participantes

Se incluyeron adultos o niños diagnosticados con cerumen que requería ser eliminado. La necesidad de eliminar la cera fue determinada por los médicos de atención primaria o los especialistas.

Tipos de intervenciones

Preparaciones tópicas que incluyen cerumenolíticos producidos comercialmente, peróxido de hidrógeno, aceite de oliva o aceite de almendra, bicarbonato de sodio, agua u otra preparación tópica.

Tipos de medida de resultado

Resultados primarios

  • Proporción de participantes con suficiente depuración del conducto externo, de acuerdo con lo determinado por la otoscopia, para que no sea necesaria una limpieza mecánica adicional.

Resultados secundarios

  • Facilidad de la eliminación mecánica (medida, por ejemplo, por el volumen de agua utilizado para realizar con éxito el lavado con jeringa, la velocidad u otras medidas validadas adecuadas similares).

  • Grado de eliminación de cera.

  • Proporción de personas (u oídos) con alivio de pérdida de audición o malestar.

  • Proporción de personas que requieren intervención adicional para mejorar los síntomas.

Métodos de búsqueda para la identificación de los estudios

Se realizaron búsquedas sistemáticas de ensayos controlados aleatorios. No hubo restricciones de idioma, año de publicación o estado de publicación. La fecha de la última búsqueda fue 23 de abril de 2008. Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedades de Oído, Nariz y Garganta (Cochrane Ear, Nose and Throat Disorders Group); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), The Cochrane Library 2008, número 2); MEDLINE; EMBASE; CINAHL; BNID; LILACS; KoreaMed; IndMed; PakMediNet; Zetoc; Cambridge Scientific Abstracts; ISI Proceedings; UKCRN; UKCTG; el National Research Register (Archivo); y mRCT (Ensayos controlados actuales).

Las estrategias de temas se modelaron para las bases de datos sobre la estrategia de búsqueda diseñada para CENTRAL. Cuando fue apropiado, las estrategias de temas se combinaron con adaptaciones de la estrategia de búsqueda altamente fiable diseñada por la Colaboración Cochrane para identificar ensayos controlados aleatorios y ensayos clínicos controlados en estas bases de datos (según se describe en el Apéndice 5c del The Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions [Manual Cochrane para Revisiones Sistemáticas de las Intervenciones]). (Handbook 2006)). Los términos de búsqueda utilizados en CENTRAL, MEDLINE y EMBASE se exponen en el Apéndice 1.

Un autor examinó los resultados de la búsqueda inicial para identificar los ensayos que, en términos generales, reunían los criterios de inclusión. Se examinaron las listas de referencias de las publicaciones identificadas y se estableció contacto con los autores de ser necesario. Se realizó una búsqueda prospectiva sobre los autores de los ensayos identificados.

Obtención y análisis de los datos

Selección de los estudios

Los dos revisores evaluaron los artículos completos de todos los ensayos recuperados con posible pertinencia y aplicaron de manera independiente los criterios de inclusión. Se resolvieron mediante discusión las diferencias de opinión acerca de los estudios que debían incluirse en la revisión.

Extracción y manejo de los datos

Uno de los autores extrajo los datos de los estudios, y el otro los verificó. La extracción de datos se realizó mediante formularios estandarizados para permitir un análisis de intención de tratar (intention-to-treat analysis). Cuando faltaban datos importantes, un autor escribía a los autores de los estudios correspondientes para solicitar información adicional.

Evaluación del riesgo de sesgo en los estudios incluidos

Dos autores evaluaron de forma independiente la calidad de todos los ensayos incluidos, y resolvieron las diferencias de opinión mediante discusión. Se utilizó una modificación del método empleado por Chalmers 1990. Los estudios seleccionados se evaluaron para las siguientes características:

  1. la adecuación del proceso de asignación al azar;

  2. el potencial para el sesgo de selección después de la asignación a grupo de estudio, es decir las pérdidas durante el seguimiento y si el análisis fue de intención de tratar (intention-to-treat analysis);

  3. si hubo cegamiento de los evaluadores de resultado al grupo de estudio de los participantes;

  4. la calidad de la evaluación del resultado.

Los estudios se calificaron en A, B o C de acuerdo con su calidad metodológica general:

A: reducción al mínimo del sesgo en las cuatro categorías anteriores, es decir, asignación al azar adecuada; pocas pérdidas durante el seguimiento y el análisis de intención de tratar (intention-to-treat analysis); el cegamiento de los evaluadores de resultado; evaluación del resultado de alta calidad
B: cada uno de los criterios en A se cumplió parcialmente
C: uno o más de los criterios en A no se cumplieron.

Aunque se intentó utilizar la calidad del estudio para el análisis de sensibilidad, este método no fue apropiado en algunas circunstancias.

Síntesis de los datos

Cuando era posible, los datos se analizaron para dar una medida de efecto resumida, aunque la mayoría de los datos no fue comparable ni de calidad suficiente.

Resultados

Descripción de los estudios

Ver: Características de los estudios incluidos; Características de los estudios excluidos; Características de los estudios en espera de evaluación; Características de los estudios en curso.

De los 86 resúmenes recuperados en las búsquedas originales en marzo de 2003, 60 fueron inmediatamente considerados no adecuados para su inclusión y 26 ensayos controlados se consideraron como posiblemente pertinentes. Dos de los artículos eran estudios duplicados (Anon 1971; Masterson 2000) y dos eran ensayos in vitro (Driver 1999; Robinson 1989). De los restantes 22 ensayos, cinco no cumplieron con los criterios de inclusión (Baker 1969; Hewitt 1970; Hinchcliffe 1955 ; Proudfoot 1968; Spiro 1997) y nueve fueron excluidos porque no presentaban o no se podía extraer datos que abordaran la medida de resultado primaria de los datos proporcionados (Amjad 1975; Burgess 1966; Carr 2001; de Saintonge 1973 Dummer 1992; Eekhof 2001; Fraser 1970; GPRG 1965; GPRG 1967), lo que resulta en ocho estudios incluidos.

De los 92 resúmenes adicionales recuperados de la búsqueda de actualizaciones en abril de 2008, 89 se consideraron de inmediato no apropiados para su inclusión. Tres estudios se consideraron posiblemente relevantes, pero tras una revisión adicional, se excluyeron dos estudios; Pavlidis 2005, un estudio que examinaba la instilación previa de agua para facilitar el lavado con jeringa, porque no se presentaron datos que abordaran la medida de resultado primaria, y Roland 2004 porque midió el efecto combinado de los cerumenolíticos y la irrigación. Por lo tanto, se incluyó un estudio nuevo de la búsqueda de actualizaciones (Whatley 2003).

Con el agregado de otro estudio incluido a los ocho ensayos originales, se encontraron nueve ensayos que cumplieron con los criterios de inclusión (Fahmy 1982a; Fahmy 1982b; Fahmy 1982c; Jaffe 1978; Keane 1995; Lyndon 1992; Meehan 2002; Singer 2000; Whatley 2003).Los métodos, los participantes, las intervenciones y las medidas de resultado de los estudios incluidos se detallan en la tabla Características de los estudios incluidos'. En estos estudios se administró una amplia variedad de cerumenolíticos y la duración del tratamiento varió entre uno y 14 días. No siempre fue posible determinar con exactitud la dosis de cerumenolítico administrado.

Los estudios se dividen en tres tipos para facilitar la comparación (con varios estudios que entran en más de una categoría):

A: Comparación de tratamientos activos versus ningún tratamiento;
B: Comparación de tratamientos activos alternativos versus agua o solución salina "placebo";
C: Comparaciones directas de los tratamientos activos alternativos.

Los estudios y las intervenciones están tabulados en la Tabla 1. Ver Tabla 1

A: Comparación de los tratamientos activos versus ningún tratamiento

Keane 1995
Este ensayo controlado aleatorio, doble ciego procuró determinar la factibilidad de reducir significativamente el número de personas que requieren lavado de oído con jeringa mediante el uso de disolventes, y comparar la eficacia de los disolventes a partir de aceite o agua con la expulsión natural de la cera del oído. Se reclutaron 113 pacientes geriátricos hospitalizados con uno o ambos oídos impactados con cera; de éstos, 13 regresaron a sus hogares y tres murieron en el período de prueba de cinco días (se excluyeron los datos), con 97 personas (155 oídos) que finalizaron el estudio. Estos participantes se habían dividido al azar en cuatro grupos para recibir: ningún tratamiento - 24 personas (38 oídos); agua estéril - 24 personas (38 oídos) fueron tratadas con cuatro gotas de agua estéril dos veces al día durante cinco días; bicarbonato de sodio - 25 personas (39 oídos) fueron tratadas con cuatro gotas óticas de bicarbonato de sodio (NaHCO3 5 g [sic], glicerol y agua purificada) dos veces al día durante cinco días; y clorbutanol (Cerumol®) - 24 personas (40 oídos) fueron tratadas con cuatro gotas de clorbutanol (Cerumol® - principios activos: clorbutanol 5%, aceite de trementina 10%, paradiclorobenceno 2%, aceite de maní 57,3%) dos veces al día durante cinco días. Después del tratamiento, se examinaron nuevamente todos los oídos participantes para determinar el grado de cera impactada restante y fueron clasificados como todavía impactado, moderadamente depurado o completamente depurado. La medida de resultado primaria deseada para la revisión actual fue la proporción de participantes con depuración suficiente del conducto externo, de acuerdo con lo determinado por la otoscopia, para que realizar una depuración mecánica adicional sea innecesaria. Para el análisis en esta revisión, se consideraron aquellos oídos "moderadamente limpios" o "completamente limpios" para cumplir con este criterio.

B: Comparación de tratamientos activos alternativos versus agua o solución salina "placebo"

Keane 1995
Este estudio, descrito anteriormente, informó la comparación de dos tratamientos activos alternativos: gotas óticas de bicarbonato de sodio y clorbutanol (Cerumol®), con agua estéril.

Meehan 2002

Este ensayo controlado aleatorio, doble ciego, prospectivo comparó docusato sódico (Colace®), polipéptido de trietanolamina (Cerumenex®) y solución salina normal como cerumenolíticos con y sin irrigación de solución salina normal, y buscó evaluar la función de la irrigación en la eliminación del cerumen. Se reclutó una muestra de conveniencia de 48 niños (24 varones y 24 mujeres, con una media de edad de 4,6 años) con cerumen clasificado como oclusión completa o parcial de la membrana timpánica, de un servicio de urgencias pediátricas universitario (desde febrero de 2001 hasta noviembre de 2001) y se dividió al azar en tres grupos (de 17, 15 y 16 niños) para recibir 1 ml de polipéptido de trietanolamina (Cerumenex®), docusato sódico (Colace®), o un control de solución salina normal, respectivamente. Si después de 15 minutos el tímpano continuaba ocluido, se realizaba el lavado con 50 ml de solución salina normal y, si era necesario, se repetía una vez más. La medida de resultado fue la cantidad de tímpano visualizado, con participantes clasificados nuevamente como con oclusión completa del tímpano, oclusión parcial o como depurado. Se registró cualquier efecto adverso.

Whatley 2003

Como Meehan 2002, este estudio aleatorio, doble ciego, prospectivo comparó la actividad cerumenolítica de tres soluciones diferentes: docusato sódico, polipéptido de trietanolamina y solución salina normal en 92 niños de entre seis meses y cinco años con obstrucción de cerumen completa o parcial de la membrana timpánica. A la aplicación de las gotas durante 15 minutos siguió, en caso de necesidad, un máximo de dos intentos de lavado con jeringa con 50 ml de agua de grifo tibia. La cera se identificó como blanda, mezclada y dura, y la obstrucción como parcial o completa dependiendo de si una parte del tímpano fue visible en la otoscopia. Treinta y cuatro de los 92 niños reclutados recibieron docusato sódico, 30 recibieron polipéptido de trietanolamina y 28 recibieron solución salina. La medida de resultado principal del estudio fue la proporción de membranas timpánicas que se visualizaron completamente después del tratamiento solo o después del tratamiento más irrigación, de ser necesaria. Se calculó que el tamaño de la muestra de 90 lograba un poder del 80% para detectar una diferencia de 40 puntos porcentuales entre los grupos de tratamiento, en base a los resultados de un estudio anterior (Singer 2000).

C: Comparaciones directas de los tratamientos activos alternativos.

Jaffe 1978
Este ensayo clínico aleatorio, doble ciego comparó la efectividad cerumenolítica del clorbutanol (Cerumol® - aceite de trementina 10%, clorbutanol 5%, paradiclorobenceno 2%, aceite de maní 57,3%) con aceite de almendras + aceite de maní + aceite de alcanfor rectificado (Otocerol®). Se reclutaron 106 personas (niños y adultos, entre cero y 89 años) con cera dura o impactada que se presentaban en 15 clínicas generales y se asignaron al azar en dos grupos iguales. Su grado de impactación se evaluó al inicio del estudio como leve (cera blanda, que podría lavarse con jeringa inmediatamente si fuera necesario), moderada (tapón pequeño de cera dura para el que generalmente se usaría un cerumenolítico antes del lavado con jeringa) o grave (tapón grande de cera dura para el que sería esencial un cerumenolítico). Al grupo de clorbutanol (53 personas) se le indicó colocarse cinco gotas diarias por la noche en los oídos durante tres días y al grupo de aceite de almendras (53 personas) se le indicó colocarse cuatro gotas diarias por la noche durante tres días (ambos tratamientos según las indicaciones de los fabricantes). Luego, todos los participantes regresaron para la revisión y el lavado con jeringa si era necesario. Las medidas de resultado evaluadas fueron el grad de impactación de la cera después del tratamiento, la necesidad de lavar con jeringa y la facilidad del lavado cuando fuese necesario. Los autores no consideraron estadísticamente significativo ni la edad, ni el sexo ni el grado de diferencias de impactación entre los grupos. No se observaron efectos secundarios.

Fahmy 1982a
Este era un ensayo controlado doble ciego cuasialeatorio que examinaba la efectividad de la solución de peróxido de hidrógeno (Exterol® - 5% de peróxido de hidrógeno de urea en glicerol anhidro) para el tratamiento del cerumen persistente. Se reclutaron 40 personas (80 oídos) con cera dura o impactada del Servicio de Otorrinolaringología de un hospital y se dividieron por igual entre el tratamiento de prueba (40 oídos que recibían la solución de peróxido de hidrógeno Exterol®) y control (40 oídos que recibían glicerol). Se evaluaron todos los participantes para determinar el grado de oclusión y consistencia de la cera antes del tratamiento, y luego se les indicó colocarse de cinco a 10 gotas en el oído afectado dos veces al día durante siete días y que regresaran para otra evaluación. La medida de resultado fue la facilidad de la dispersión de cera después del tratamiento (con o sin lavado con jeringa).

Fahmy 1982b
Se reclutaron 50 personas (100 oídos) con cera impactada de un departamento de Oído, Nariz y Garganta de un hospital y se evaluaron para determinar el grado de oclusión y consistencia de la cera antes del tratamiento. Luego, los participantes se dividieron al azar en dos grupos por alternancia: un grupo (25 personas) fue tratado con solución de peróxido de hidrógeno (Exterol®) y el otro grupo (25 personas) con clorbutanol (Cerumol®). La medida de resultado fue la facilidad de la dispersión de cera después del tratamiento (con o sin lavado con jeringa).

Fahmy 1982c
Se reclutó un total de 160 personas (286 oídos) de cinco clínicas generales de Reino Unido y fueron evaluadas para determinar el grado de oclusión y consistencia de la cera antes del tratamiento. Luego, los participantes se dividieron al azar en dos grupos: el primer grupo (157 oídos) fue tratado con solución de peróxido de hidrógeno (Exterol®) y el otro grupo (129 oídos) fue tratado con clorbutanol (Cerumol®). La medida de resultado fue la facilidad de la dispersión de cera después del tratamiento (con o sin lavado con jeringa).

Keane 1995
Este estudio, descrito anteriormente, informó una comparación de dos tratamientos activos alternativos: gotas óticas de bicarbonato de sodio (bicarbonato de sodio + glicerol + agua) y clorbutanol (Cerumol®).

Lyndon 1992
Se reclutaron 36 personas (19 hombres, edad media 52 años) que concurrieron a una clínica general con cera impactada en uno o ambos oídos para un ensayo abierto, aleatorio que comparaba la efectividad de las gotas óticas de salicilato de colina (Audax®) con una solución que contenía aceite de almendras + aceite de maní + aceite de alcanfor (Earex®). La revisión pretratamiento clasificó el grado de impactación de cera en todos los participantes como leve (podría lavarse con jeringa inmediatamente si fuese necesario), moderada (tapón pequeño de cera dura) o grave (tapón grande de cera dura). Los participantes luego se dividieron al azar en dos grupos, uno (19 personas, 38 oídos) que recibía una solución de salicilato de colina y el otro (17 personas, 34 oídos) que recibía una solución de aceite de almendras. Se le indicó a ambos grupos administrarse el agente dos veces al día durante cinco días y regresar luego a la nueva evaluación y a un procedimiento de lavado con jeringa estandarizado si era necesario. Las medidas de resultado evaluadas después del tratamiento fueron el grado de impactación y la necesidad de lavado con jeringa (clasificado como ninguno - lavado con jeringa no requerido, leve, moderado o grave), facilidad del lavado si era necesario (clasificado como fácil, difícil o imposible), efectos adversos (grado de irritación o malestar), e impresión global de la efectividad de las gotas tanto para el investigador como para los participantes (clasificado como completamente efectivo, muy efectivo, bastante efectivo, o no efectivo).

Meehan 2002
Este estudio, descrito anteriormente, informó una comparación de dos tratamientos activos alternativos: docusato sódico (Colace®) y trietanolamina (Cerumenex®) en niños.

Singer 2000
Un ensayo clínico controlado prospectivo, aleatorio, doble ciego que comparaba los efectos cerumenolíticos del docusato sódico (Colace®) con polipéptido de trietanolamina (Cerumenex®) en personas con cerumen impactado. Se reclutaron 50 adultos y niños (rango de edad entre uno y 81 años, 26% niños) que se presentaron a una sala de emergencias universitaria con una afección médica que requería visualización timpánica y con los tímpanos oscurecidos parcial o totalmente. Los participantes se asignaron al azar en dos grupos y se examinaron, con visualización del tímpano clasificado como parcial o completamente oscurecido. Los grupos fueron similares en edad (media = 40 años), sexo (35% mujeres) y proporción de tímpanos oscurecidos completamente en el momento de la presentación (78%). Ambos grupos recibieron una única aplicación intrauricular en sólo un oído de 1 ml de docusato sódico (27 participantes) o polipéptido de trietanolamina (23 participantes) en presentación líquida. Si no se destapaba completamente dentro de los 15 minutos, se lavaba el conducto auditivo externo hasta tres veces con 50 ml (100 ml en el tercer lavado) de solución salina normal seguida siempre una nueva evaluación. Se observaron efectos adversos tales como dolor, vértigo, náuseas o pérdida de la audición. La medida de resultado principal fue la proporción de oídos en cuales que el tímpano podía visualizarse totalmente después de la instilación del tratamiento con o sin lavado. Los autores indicaron que el estudio tuvo un poder estadístico del 80% para detectar una diferencia del 40% entre los grupos en la proporción de tímpanos visualizados totalmente.

Whatley 2003
Este estudio, descrito anteriormente, informó una comparación de dos tratamientos activos alternativos: docusato sódico versus polipéptido de trietanolamina en niños.

Riesgo de sesgo en los estudios incluidos

Los dos revisores sometieron todos los ensayos controlados aleatorios a una revisión crítica de su metodología y calificaron su calidad metodológica general de acuerdo con los criterios establecidos.

La calidad metodológica varió entre los estudios, pero generalmente fue baja, con dos estudios con una puntuación A (Meehan 2002 ; Whatley 2003), dos con una puntuación B (Keane 1995; Singer 2000) y las cinco estudios restantes con una puntuación C (Fahmy 1982a; Fahmy 1982b; Fahmy 1982c; Jaffe 1978; Lyndon 1992).

Aunque todos los ensayos tenían diseño aleatorio, sólo en cuatro se describieron adecuadamente los procedimientos de asignación al azar y de ocultación (Keane 1995; Meehan 2002; Singer 2000; Whatley 2003).

Estudios con puntuación A

En Meehan 2002, aunque no se proporcionaron detalles sobre el método de asignación al azar en el ensayo publicado, cuando se estableció contacto con el autor principal, éste recordó que un farmacéutico del hospital realizó la asignación al azar por número de identificación de pacientes mediante el programa informático de asignación al azar Quattro-Pro con un Método de bloques permutados, y que los agentes de prueba se ocultaron en la farmacia en jeringas coloreadas y codificadas por número (calificación A).

En Whatley 2003, la asignación fue realizada por el farmacéutico del hospital por medio de sobres numerados consecutivamente, con asignaciones generadas al azar con un programa informatizado de números aleatorios. Había cuatro investigadores, pero antes del comienzo de los estudios, cada investigador examinó los mismos 26 oídos y evaluó el grado de obstrucción de la membrana timpánica para identificar la variabilidad interobservador. Se obtuvo un valor de k de 0,72 que indicó (según los autores del estudio) un buen acuerdo entre los observadores. Aunque esta era una muestra de conveniencia de los pacientes (y por lo tanto, no se puede excluir un sesgo de selección), el estudio obtuvo una calificación A.

Estudios con calificación B

Aunque en el ensayo publicado no se proporcionaron detalles, cuando se estableció contacto con el autor de Keane 1995 éste recordó que un farmacéutico del hospital asignó al azar y ocultó la asignación mediante codificación, que las enfermeras administraron el tratamiento y el investigador lo evaluó mientras que el código permanecía intacto hasta que el ensayo estuviese completado. Sin embargo, se excluyeron los datos de los 16 participantes que no completaron el estudio y los autores no realizaron un análisis de intención de tratar (intention-to-treat analysis).

En Singer 2000 la farmacia del hospital ocultó la asignación en una serie de jeringas de 2 ml opacas, numeradas de manera consecutiva, y las asignaciones fueron generadas por un programa informatizado de números aleatorios. Sin embargo, los dos disolventes tenían colores visiblemente diferentes, lo que puede haber introducido un sesgo de observador/evaluador de resultado. Además, el estudio fue una muestra de conveniencia, por lo tanto, no se puede excluir un sesgo de selección mediante el cual las personas con cerumen particularmente duro e impactado pueden no haber sido incluidas.

Estudios con calificación C

De los cinco ensayos restantes, el ocultamiento de la asignación no se describió o no se intentó en ninguno de ellos. Dos de éstos no describieron el método de asignación al azar (Jaffe 1978; Lyndon 1992), mientras que los tres ensayos restantes utilizaron un método inadecuado - es decir, preparados alternativos distribuidos sobre una base secuencial (Fahmy 1982a; Fahmy 1982b; Fahmy 1982c).

Se realizaron varios intentos para establecer contacto con todos los autores a fin de obtener datos adicionales y se recibieron dos respuestas (Keane 1995; Meehan 2002).

Seis de los nueve estudios fueron doble ciego y tres fueron sin cegamiento (Fahmy 1982b; Fahmy 1982c; Lyndon 1992).

Efectos de las intervenciones

Hubo una falta de estandarización de la evaluación de resultados entre los nueve ensayos incluidos.

A: Comparación de los tratamientos activos versus ningún tratamiento

Sólo un estudio comparó los resultados de los tratamientos activos versus ningún tratamiento (Keane 1995).

Medida de resultado primaria

En este estudio, ni el agua estéril ni el bicarbonato de sodio + glicerol + agua fueron significativamente mejores que ningún tratamiento para evitar la necesidad de lavado con jeringa (respectivamente: p = 0,06; P = 0,19). Sin embargo, en la comparación de clorbutanol (Cerumol®) versus ninguna intervención, el clorbutanol demostró ser significativamente mejor que ningún tratamiento (P = 0,01). Cuando los resultados de todos los tratamientos activos se combinaron y se compararon con el grupo de ningún tratamiento, las proporciones que no requerían depuración adicional fueron de 62/117 y 12/38 respectivamente (OR 2,44; IC del 95%: 1,13 a 5,30).

Medidas de resultado secundarias

No hubo datos disponibles de este estudio sobre la facilidad de la eliminación mecánica después del tratamiento, la proporción de participantes con alivio de la pérdida de audición o malestar, o la proporción que requirió una intervención adicional para mejorar los síntomas. Sin embargo, había datos disponibles sobre el número de oídos que estaban completamente depurados versus el número de oídos que estaban moderadamente depurados después del tratamiento, y los tres tratamientos demostraron ser significativamente mejores que ningún tratamiento (agua estéril [p = 0,04], bicarbonato de sodio + glicerol + agua [p = 0,05], clorbutanol [p = 0,03]). Sin embargo, ni el bicarbonato de sodio + glicerol + agua ni el clorbutanol lograron resultados significativamente mejores que el agua estéril o entre ellos.

B: Comparación de tratamientos activos alternativos versus agua o solución salina "placebo"

Tres estudios compararon los tratamientos activos alternativos con un placebo de agua o solución salina. En el estudio de Keane de adultos, todos aquellos con cera impactada al comienzo del estudio, utilizaron gotas durante cinco días antes de volver a evaluar a los oídos. (Keane 1995), mientras que en Meehan 2002 y Whatley 2003 los niños con oclusión completa o parcial del canal auditivo recibieron una única instilación de gotas óticas seguida de lavado con jeringa del oído después de 15 minutos, de ser necesario.

Medida de resultado primaria

Keane 1995 comparó tanto bicarbonato de sodio + glicerol + agua como clorbutanol (Cerumol®) con un placebo de agua. Tampoco se encontró que fuese significativamente mejor que el agua para evitar la necesidad de lavado con jeringa (respectivamente: P = 0,57; p = 0,51).

Los datos de Meehan 2002 permiten la comparación de docusato sódico (Colace®) con placebo de solución salina y de polipéptido de trietanolamina (Cerumenex®) con placebo de solución salina. Después del agente solo, se logró la visualización completa de la membrana timpánica en dos (13%) de los 15 pacientes que recibían docusato sódico en comparación con dos (12,5%) de los 16 pacientes que recibían placebo de solución salina (p = 0,94) y en siete (41%) de los 17 pacientes que recibían polipéptido de trietanolamina en comparación con dos (12,5%) de los 16 que recibían placebo de solución salina (p = 0,08), lo que indicó que ni el agente activo docusato sódico ni el polipéptido de trietanolamina demostraron ser significativamente mejores que la solución salina. Debe tenerse en cuenta que no todos los niños presentaban oclusión completa de los oídos al comienzo, lo que introduce posiblemente el sesgo debido a las diferencias iniciales si la proporción con obstrucción parcial solamente fue diferente en los dos grupos.

Whatley 2003 también comparó tanto el docusato sódico como el polipéptido de trietanolamina con un placebo de solución salina en niños. De manera similar al estudio de Meehan, los oídos no fueron lavados con jeringa si la membrana timpánica estaba completamente visible después de las gotas y, nuevamente, no todos los niños comenzaron con oclusión completa de los oídos. Este hecho introdujo posiblemente un sesgo debido a las diferencias iniciales, aunque se analizaron algunos de los factores de confusión. Después del agente solo, se logró la completa visualización de la membrana timpánica en cuatro (12%) de los 34 pacientes de docusato sódico, cuatro (13%) de los 30 pacientes de polipéptido de trietanolamina y uno (4%) de los 28 controles de solución salina (p = 0,26; p = 0,22).

Metanálisis

Debido a que Meehan 2002 y Whatley 2003 compararon los cerumenolíticos tópicos con placebo de solución salina en niños y fueron de calidad metodológica alta (ambos con una calificación A), sus resultados se combinaron en un metanálisis. De los resultados combinados, uno fue significativo. En la comparación de polipéptido de trietanolamina (Cerumenex®) con solución salina, el primero demostró ser significativamente más eficaz que la solución salina para depurar el cerumen impactado, lo suficiente como para que no fuera necesario el lavado con jeringa, con un odds ratio (OR) de 3,77 (IC del 95%: 1,18 a 12,04) (polipéptido de trietanolamina [Cerumenex®]: Figura 1; docusato sódico [Colace®]: Figura 2).

Medidas de resultado secundarias

En el estudio de Keane no hubo datos disponibles sobre la facilidad de la eliminación mecánica posterior al tratamiento, la proporción de participantes con alivio de la pérdida de audición o malestar, o la proporción que requirió una intervención adicional para mejorar los síntomas. Estuvieron disponibles los datos sobre el número de oídos completamente depurados versus el número moderadamente depurado: no hubo diferencias significativas entre la proporción de oídos completa o moderadamente depurados cuando se comparó bicarbonato de sodio + glicerol + agua o Cerumol® con un placebo de agua.

En el estudio de Meehan no hubo datos disponibles sobre la facilidad de la eliminación mecánica posterior al tratamiento, la proporción de participantes con alivio de la pérdida de audición o malestar, o la proporción que requirió una intervención adicional para mejorar los síntomas. Dado que la proporción de oídos con oclusión completa al comienzo del estudio en comparación con los oídos con oclusión parcial varió entre los grupos, no pueden establecerse conclusiones significativas (sólo los oídos que estaban completamente depurados después del uso de las gotas no recibieron lavado con jeringa).

Ambos Meehan 2002 y Whatley 2003 informaron datos sobre la efectividad del lavado con jeringa para producir una visualización "depurada" de la membrana timpánica en los participantes que continuaban teniendo obstrucción completa o parcial después del uso de las gotas. En Meehan 2002 el número de participantes cuyos oídos fueron depurados en el primer intento de lavado con jeringa después del uso de polipéptido de trietanolamina (Cerumenex®), docusato sódico (Colace®) o un placebo de solución salina fueron uno, uno y cuatro respectivamente. Para calcular la proporción en cada grupo, el denominador debe ser el número de participantes cuyos oídos fueron lavados con jeringa, no el número originalmente asignado a cada grupo, y éste debe ser igual al número originalmente asignado a cada grupo menos los participantes cuyos oídos fueron completamente depurados con gotas solamente. Sin embargo, los números informados en el documento difieren, lo que sugiere que algunos participantes no continuaron y recibieron lavado con jeringa incluso si sus oídos no estaban depurados como resultado del uso de gotas solamente. Para intentar adherir a los principios de "intención de tratar" (intention-to-treat principle), se ha optado por usar como el denominador el número en cada grupo cuyos oídos no se depuraron con gotas solamente, que es diez, 12 y 14 respectivamente, lo que arroja tasas de depuración del lavado con jeringa del 10%, 8,3% y 29% respectivamente; no hubo diferencias significativas entre los agentes activos y el placebo.

En Whatley 2003 después de la primera irrigación, fue posible la visualización completa en nueve de los 30 oídos no depurados restantes en el grupo de docusato sódico, ocho de los 26 restantes en el grupo de trietanolamina y 11 de los 27 restantes en el grupo control de solución salina. Las proporciones respectivas fueron 30%, 31% y 41%. Ninguno de estos resultados indica que el docusato sódico o el polipéptido de trietanolamina fueron significativamente mejores que la solución salina. Se registró un evento adverso menor (un paciente con una pequeña cantidad de hemorragia en el canal auditivo después de la irrigación), pero no se requirió tratamiento adicional y el paciente pudo finalizar el estudio.

Los autores no encontraron otros resultados secundarios específicos para el estudio, como diferencia en las tasas de éxito entre los sitios, los investigadores y el tipo de cera, que sean significativos, aunque la tasa de éxito fue mayor para la extracción de cera blanda (68%) que para la cera mixta (50%) o dura (43%).

Los resultados de Meehan 2002 y Whatley 2003 se combinaron en un metanálisis (polipéptido de trietanolamina [Cerumenex®]: Figura 3; docusato sódico [Colace®]: Figura 4). Ningún agente demostró ser mejor que la solución salina.

C: Comparaciones directas de los tratamientos activos alternativos.

Los datos de otros estudios permiten comparaciones directas entre los tratamientos activos y alternativos.

1. Clorbutanol (Cerumol®) versus aceite de almendras + aceite de maní + aceite de alcanfor rectificado (Otocerol®)

Esta comparación fue estudiada por Jaffe 1978.

Medida de resultado primaria

El aceite de almendras + aceite de maní + aceite de alcanfor rectificado (Otocerol®) fue significativamente mejor que el clorbutanol (Cerumol®) (p = 0,05) para evitar la necesidad de lavado con jeringa.

Medidas de resultado secundarias

Jaffe evaluó si el lavado de oído con jeringa fue "fácil" o "difícil". En cuanto a los participantes que necesitaron lavado con jeringa, no hubo diferencias significativas (P = 0,63) entre los dos tratamientos.

No hubo datos disponibles de este estudio sobre la proporción de participantes con alivio de la pérdida de audición o malestar.

2. Peróxido de hidrógeno (Exterol®) versus Glicerol

Fahmy estudió esta comparación (Fahmy 1982a).

Medida de resultado primaria

El peróxido de hidrógeno (Exterol®) fue significativamente mejor que el glicerol (p = 0,01) para evitar la necesidad de lavado con jeringa.

Medidas de resultado secundarias

Fahmy evaluó si el lavado de oído con jeringa fue "fácil" o "difícil". En cuanto a los participantes que necesitaron lavado con jeringa, hubo una proporción significativamente mayor que recibió lavado con jeringa más fácil con peróxido de hidrógeno (P = 0,001). No hubo datos disponibles de estos estudios sobre la proporción de participantes con alivio de la pérdida de audición o malestar.

3. Peróxido de hidrógeno (Exterol®) versus clorbutanol (Cerumol®)

Dos estudios adicionales de Fahmy compararon peróxido de hidrógeno (Exterol®) con clorbutanol (Cerumol®) (Fahmy 1982b; Fahmy 1982c).

Medida de resultado primaria

Ambos estudios demostraron que el peróxido de hidrógeno (Exterol®) fue significativamente mejor que el clorbutanol (Cerumol®) (Fahmy 1982b): P = 0,01). (Fahmy 1982c): P = 0,01).

Medidas de resultado secundarias

Al igual que en el estudio anterior, en estos dos ensayos Fahmy evaluó si el lavado con jeringa fue "fácil" o "difícil". En cuanto a los participantes que necesitaron lavado con jeringa, una proporción significativamente mayor de participantes en ambos ensayos recibieron lavado con jeringa más fácil con peróxido de hidrógeno (Exterol®) que con clorbutanol (Cerumol®): Fahmy 1982b: P < 0,0001; Fahmy 1982c: P = 0,0001).

No hubo datos disponibles de estos estudios sobre la proporción de participantes con alivio de la pérdida de audición o malestar.

4. Salicilato de colina (Audax®) versus aceite de almendras + aceite de maní + aceite de alcanfor (Earex®)

Esta comparación fue estudiada por Lyndon 1992.

Medida de resultado primaria

No se demostraron diferencias significativas entre el salicilato de colina (Audax®) y el aceite de almendras + aceite de maní + aceite de alcanfor (Earex®) en cuanto a la proporción que necesitaba lavado con jeringa (P = 0,08).

Medidas de resultado secundarias

Lyndon evaluó si el lavado de oído con jeringa fue "fácil", "difícil" o "imposible". No hubo casos en esta última categoría. En cuanto a los participantes que necesitaron lavado con jeringa, el salicilato de colina (Audax®) fue significativamente mejor que el aceite de almendras + aceite de maní + aceite de alcanfor (Earex®) (p = 0,0009).

No hubo datos disponibles de este estudio sobre la proporción de participantes con alivio de la pérdida de audición o malestar.

5. Bicarbonato de sodio + glicerol + agua versus clorbutanol (Cerumol®)

Esta comparación se llevó a cabo en Keane 1995.

Medida de resultado primaria

El estudio de Keane no logra demostrar una diferencia significativa entre el bicarbonato de sodio + glicerol + agua y el clorbutanol (Cerumol®) para evitar la necesidad de lavado con jeringa (P = 0,22).

Medidas de resultado secundarias

No hubo datos disponibles de este estudio sobre la facilidad de la eliminación mecánica después del tratamiento, la proporción de participantes con alivio de la pérdida de audición o malestar, o la proporción que requirió una intervención adicional para mejorar los síntomas.

Estuvieron disponibles los datos sobre el número de oídos completamente depurados versus el número moderadamente depurado. No hubo diferencias significativas entre la proporción de oídos con depuración completa o moderada cuando se comparó bicarbonato de sodio + glicerol + agua con clorbutanol (Cerumol®) (P = 0,65).

7. Polipéptido de trietanolamina (Cerumenex®) versus docusato sódico (Colace®)

Esta comparación se examinó en Meehan 2002, Singer 2000 y Whatley 2003. Las características específicas de los estudios de Meehan y Whatley se han detallado anteriormente. El estudio de Singer se realizó en un contexto similar, aunque incluyó tanto adultos como niños. Como en Meehan 2002 y Whatley 2003, se administró una dosis única de tratamiento 15 minutos antes de evaluar la necesidad de lavado con jeringa.

Medida de resultado primaria

En Singer 2000, tanto en adultos como en niños combinados, no se encontraron diferencias significativas (p = 0,33) entre el docusato sódico (Colace®) y el polipéptido de trietanolamina (Cerumenex®) para evitar la necesidad de lavado con jeringa después de una única instilación de gotas óticas.

En Meehan 2002 sin embargo, nuevamente, (niños solamente) la diferencia no fue significativa (P = 0,09). En Whatley 2003 (niños solamente), ninguno de los preparados logró resultados satisfactorios: los números de oídos depurados después de la aplicación del agente activo solo fueron: docusato sódico, cuatro de 34 participantes (12%), en comparación con polipéptido de trietanolamina, cuatro de 30 participantes (13%), a partir de los cuales, los autores del estudio llegaron a la conclusión de que ni el docusato sódico ni el polipéptido de trietanolamina mejoraron significativamente la completa visualización de la membrana timpánica (p = 0,85). Cuando los datos de estos dos estudios pediátricos con calificación A se combinaron en un metanálisis, todavía no había diferencias significativas entre los tratamientos (p = 0,29) (Figura 5).

Medidas de resultado secundarias

De estos tres estudios se pueden extraer algunos datos sobre la facilidad (es decir, el número de intentos de lavado con jeringa necesarios) y el grado (tasas de depuración) de eliminación de cera. Los datos de Meehan 2002 y Whatley 2003 se informaron anteriormente junto con algunas observaciones importantes acerca del denominador usado para calcular la proporción de participantes cuyos oídos fueron depurados mediante lavado con jeringa después del uso de gotas. Los resultados de los dos estudios se combinaron en un metanálisis. No se hallaron diferencias entre los dos agentes (Figura 6).

En Singer 2000, el docusato sódico nuevamente logró mejores resultados que el polipéptido de trietanolamina; después de la primera irrigación, los oídos de 15 de 27 pacientes que recibían docusato sódico se depuraron en comparación con los oídos de cuatro de 23 pacientes que recibían polipéptido de trietanolamina, una diferencia estadísticamente significativa (p = 0,008), y después de la segunda irrigación, la diferencia también fue significativa a favor del docusato sódico (p = 0,001).

En la pequeña población pediátrica (< cinco años) de Singer, aunque no se proporcionaron datos con respecto a evitar la necesidad de lavado con jeringa, los datos pediátricos se presentaron por separado para la irrigación después del tratamiento, en los cuales el docusato sódico (Colace®) pareció lograr mejores resultados que el polipéptido de trietanolamina (Cerumenex®), aunque no hubo diferencias estadísticamente significativas entre los dos tratamientos (p = 0,32). Estos datos no se pudieron combinar en el metanálisis porque no se proporcionaron datos después de la primera irrigación.

En ninguno de estos estudios se presentaron datos sobre la proporción de participantes con alivio de la pérdida de audición o del malestar.

Discusión

Todos los estudios incluidos son, en general, de calidad moderada y contienen números de participantes relativamente escasos. Se optó por un enfoque pragmático al elegir la necesidad de lavado con jeringa como una medida de resultado primaria y se encontraron nueve ensayos que abordaban este tema. Sin embargo, en los estudios incluidos hubo poca información disponible sobre la facilidad del lavado con jeringa después del tratamiento. Si ésta hubiese sido la medida de resultado primaria, más estudios podrían haber sido elegibles para su inclusión, pero la lectura de los estudios excluidos sugiere que los modos de medición de este resultado variaron considerablemente, y nuevamente, habría resultado difícil combinar los resultados de los estudios.

Dentro de los estudios individuales de buena calidad metodológica (es decir, calificación A o B) que abordaban la medida de resultado primaria (evitar la necesidad de lavado con jeringa), ninguna de las comparaciones mostró diferencias entre los tratamientos activos ni entre cualquier tratamiento activo y agua estéril o solución salina. El único estudio que aborda la medida primaria de resultado y compara los tratamientos activos con ninguna intervención indica que el uso de gotas para eliminar la cera puede ser mejor que nada (Keane 1995). Es decir, aunque la impactación u oclusión de cera a veces se resolverá por sí misma, las gotas de cualquier especie pueden mejorar el proceso. Sin embargo, se debe resaltar que esta afirmación se basa en un único ensayo de calidad metodológica moderada y con un intervalo de confianza amplio. No se ha demostrado que los agentes patentados para la eliminación de cera sean superiores a la solución salina o el agua.

La heterogeneidad entre los ensayos significó que sólo pudo realizarse un metanálisis limitado, y cuando pudieron combinarse los resultados de los dos ensayos de calidad metodológica alta (Meehan 2002; Whatley 2003), ambos con calificación A) que abordaban la medida de resultado primaria, sólo se mostró una diferencia significativa: que las gotas óticas de polipéptido de trietanolamina, instiladas en los oídos de los niños pequeños durante 15 minutos, demostraron ser mejores que la solución salina para evitar la necesidad de lavado con jeringa. Aunque la estimación puntual de los odds ratio (alrededor de 4) parezca favorable, el intervalo de confianza amplio (1,2 a 12) indica que el verdadero tamaño del efecto puede ser muy diferente. El metanálisis de los datos que abordan uno de los resultados secundarios (depuración de cera después del tratamiento más primero intento de lavado con jeringa) no mostró diferencias entre los tratamientos.

En estos estudios no se presentaron pruebas sobre cualquier efecto secundario perjudicial de los agentes estudiados. Quizás ninguno ocurrió. Sin embargo, en los textos estándar se menciona que algunos pacientes desarrollan sensibilidades a los componentes de algunas gotas. De igual manera, se ha observado que el uso de gotas puede resultar, al menos temporalmente, en mayor sordera, y si las gotas son demasiado frías cuando se instilan, en mareo como resultado de un efecto calórico sobre el oído interno. El lavado con jeringa puede producir daños a la delicada piel del conducto auditivo y, en algunos casos, la perforación del tímpano. Puede aparecer infección en cualquiera de las circunstancias. Como resultado, en el Reino Unido existe una tendencia para evitar el lavado con jeringa y utilizar los métodos mecánicos de eliminación de ceras que emplean la succión o manipulación bajo visión directa.

Conclusiones de los autores

Implicaciones para la práctica

No existen datos de buena calidad para basar las recomendaciones sobre la preferencia del uso de un cerumenolítico particular sobre otro. La solución salina o el agua parecen ser tan efectivos como cualquier agente patentado y ambas poseen la virtud de ser económicas y fáciles de conseguir. Existen pruebas débiles de que un período corto de 15 minutos de instilación de gotas óticas de polipéptido de trietanolamina, antes del lavado con jeringa, podría resultar útil.


Implicaciones para la investigación

Se necesita realizar ensayos adicionales de alta calidad metodológica, con tamaños de las muestras adecuados, para evaluar las ventajas relativas de los diferentes cerumenolíticos. En particular, deben comparar los disolventes a base de aceite y agua con el placebo. Si la facilidad del lavado con jeringa se utilizará sistemáticamente como una medida de resultado, debería haber un acuerdo en cuanto al método estandarizado para medirlo. Dado que otros métodos mecánicos de eliminación de cera (p.ej., microsucción) son más frecuentes en algunas partes del mundo, la efectividad y los riesgos de estos métodos también deben evaluarse rigurosamente.


Datos y análisis

Comparación 1."Gotas activas" versus solución salina: polipéptido de trietanolamina (Cerumenex) versus solución salina en niños

Título del subgrupo o resultado

Nro. de estudios

Nro. de participantes

Método estadístico

Tamaño del efecto

1 Lavado con jeringa no necesario

2

91

Odds ratio de Peto (Peto, efectos fijos, IC del 95%)

3.77 [1.18, 12.04]

2 Cera depurada después de la 1ra irrigación

2

77

Odds ratio (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.54 [0.20, 1.48]



Comparación 2."Gotas activas" versus solución salina - docusato sódico (Colace) versus solución salina en niños

Título del subgrupo o resultado

Nro. de estudios

Nro. de participantes

Método estadístico

Tamaño del efecto

1 Lavado con jeringa no necesario

2

93

Odds ratio de Peto (Peto, efectos fijos, IC del 95%)

1.90 [0.48, 7.46]

2 Cera depurada después de la 1ra irrigación

2

83

Odds ratio (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.51 [0.19, 1.34]



Comparación 3.Gotas "activas" alternativas - polipéptido de trietanolamina (Cerumenex) versus docusato sódico (Colace) - niños

Título del subgrupo o resultado

Nro. de estudios

Nro. de participantes

Método estadístico

Tamaño del efecto

1 Lavado con jeringa no necesario

2

96

Odds ratio de Peto (Peto, efectos fijos, IC del 95%)

1.77 [0.62, 5.11]

2 Cera depurada después de la 1ra irrigación

2

78

Odds ratio (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

1.06 [0.37, 3.07]



Apéndices

Appendix 1. Search strategies

CENTRAL

MEDLINE, EMBASE and CINAHL (Dialog DataStar)

1. CERUMEN (MeSH term)
2. CERUM*
3. (EAR* and WAX*)
4. EARWAX* OR (EAR* NEAR IMPACTED) OR (EAR* NEAR IMPACTION)
5. (#1 OR #2 OR #3 OR #4)

1. CERUMEN.DE.
2. CERUM$2.TI,AB.
3. ((EAR$1 AND WAX$1) OR (EAR$1 NEAR IMPACTED) OR (EAR$1 NEAR IMPACTION)).TI,AB.
4. EARWAX$2.TI,AB.
5. 1 OR 2 OR 3 OR 4



Novedades

Última actualización evaluada: 21 abril 2008

Fecha

Evento

Descripción

12 noviembre 2008

Se requirió una nueva cita y las conclusiones han sido modificadas

Se hicieron nuevas búsquedas el 23 abril 2008. Se identificó un nuevo estudio adicional (Whatley 2003). La conclusión cambió después de la inclusión del estudio nuevo.



Antecedentes

Primera publicación del protocolo: número 3, 2003
Primera publicación de la revisión: número 3, 2003

Fecha

Evento

Descripción

22 abril 2008

Se realizaron correcciones

La revisión se adaptó al nuevo formato.

5 diciembre 2006

Se requirió una nueva cita y las conclusiones han sido modificadas

Modificación importante.



Contribuciones de los autores

MARTIN BURTON: Autor principal, diseño de la revisión, selección de los estudios, evaluación de la calidad, análisis e interpretación de los datos y redacción de la revisión.

CAROLYN DOREE: Búsqueda de ensayos, selección de estudios, extracción de datos, evaluación de la calidad, análisis de los datos, y redacción de la revisión.

Declaraciones de interés

Ninguno conocido.

Información de contacto

Authors: Martin J Burton1, Carolyn Doree2


1Oxford Radcliffe Hospitals NHS Trust, Department of Otolaryngology - Head and Neck Surgery, Level LG1, West Wing, John Radcliffe Hospital, Oxford, UK

2NHS Blood and Transplant, Systematic Review Initiative, John Radcliffe Hospital, Oxford, UK

Contact: Martin J Burton1 mburton@cochrane-ent.org. Editorial group: Cochrane Ear, Nose and Throat Disorders Group (HM-ENT)

Index terms

Medical Subject Headings (MeSH)

Cognition [ drug effects ]; Cognition Disorders [ etiology; *therapy ]; Dementia [ prevention & control; *therapy ]; Randomized Controlled Trials as Topic; Vitamin B 12 [ *therapeutic use ]; Vitamin B 12 Deficiency [ complications; *therapy ]

MeSH check words

Aged; Humans

Referencias

( * indica la publicación principal del estudio)

Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Fahmy 1982a {published data only}

Fahmy S, Whitefield M. Multicentre clinical trial of Exterol® as a cerumenolytic. British Journal of Clinical Practice 1982; 36(5): 197-204.

Fahmy 1982b {published data only}

Fahmy S, Whitefield M. Multicentre clinical trial of Exterol® as a cerumenolytic. British Journal of Clinical Practice 1982; 36(5): 197-204.

Fahmy 1982c {published data only}

Fahmy S, Whitefield M. Multicentre clinical trial of Exterol® as a cerumenolytic. British Journal of Clinical Practice 1982; 36(5): 197-204.

Jaffe 1978 {published data only}

Jaffe G, Grimshaw J. A multicentric clinical trial comparing Otocerol® with Cerumol® as cerumenolytics. Journal of International Medical Research 1978; 6: 241-4.

Keane 1995 {published and unpublished data}

Keane EM. Personal correspondence (email) 27 March 2003.

* Keane EM, Wilson H, McGrane D, Coakley D, Walsh JB. Use of solvents to disperse ear wax. British Journal of Clinical Practice 1995; 49(2): 71-2.

Lyndon 1992 {published data only}

Lyndon S, Roy P, Grillage MG, Miller AJ. A comparison of the efficacy of two ear drop preparations (Audax® and Earex®) in the softening and removal of impacted ear wax. Current Medical Research Opinions 1992; 13: 21-5.

Meehan 2002 {published data only}

Meehan P. Personal correspondence (email) 18 April 2003.

* Meehan P, Isenhour JL, Reeves R, Wrenn K. Ceruminolysis in the pediatric patient: a prospective, double-blinded, randomized controlled trial. Academic Emergency Medicine 2002; 9(5): 521-2.

Singer 2000 {published data only}

Robinson A. Docusate sodium with irrigation was better than triethanolamine polypeptide with irrigation for dissolving earwax. Evidence-Based Nursing 2001; 4(2): 48.

* Singer AJ, Sauris E, Viccellio AW. Ceruminolytic effects of docusate sodium: a randomized, controlled trial. Annals of Emergency Medicine 2000; 36(3): 228-32.

Whatley 2003 {published data only}

Whatley VN, Dodds CL, Paul RI. Randomized clinical trial of docusate, triethanolamine polypeptide, and irrigation in cerumen removal in children. Archives of Paediatrics and Adolescent Medicine 2003; 157(12): 1177-80.

Referencias de los estudios excluidos de esta revisión

Amjad 1975 {published data only}

Amjad AH, Scheer AA. Clinical evaluation of cerumenolytic agents. Eye, Ear, Nose and Throat Monthly 1975; 54: 74-6.

Baker 1969 {published data only}

Baker BS. A clinical trial of a ceruminolytic agent. Transactions of the Society for Occupational Medicine 1969; 19: 62-3.

Burgess 1966 {published data only}

Burgess EH. A wetting agent to facilitate ear syringing. The Practitioner 1966; 197(182): 811-2.

Carr 2001 {published data only}

Carr MM, Smith RL. Ceruminolytic efficacy in adults versus children. Journal of Otolaryngology 2001; 30(3): 154-6.

de Saintonge 1973 {published data only}

Chaput de Saintonge DM, Johnstone CI. A clinical comparison of triethanolamine polypeptide oleate-condensate ear drops with olive oil for the removal of impacted wax. British Journal of Clinical Practice 1973; 27: 454-5.

Dubow 1959 {published data only}

Dubow E. A simple method to assure proper pediatric ear examinations. Archives of Pediatrics 1959; 76: 360-3.

Dummer 1992 {published data only}

Dummer DS, Sutherland IA, Murray JA. A single-blind, randomized study to compare the efficacy of two ear drop preparations (Audax® and Cerumol®) in the softening of ear wax. Current Medical Research Opinions 1992; 13: 26-30.

Eekhof 2001 {published data only}

Eekhof JA, de Bock GH, Le Cessie S, Springer MP. A quasi-randomised controlled trial of water as a quick softening agent of persistent earwax in general practice. British Journal of General Practice 2001; 51(469): 635-7.

Fraser 1970 {published data only}

Fraser , JG . The efficacy of wax solvents: in vitro studies and a clinical trial. Journal of Laryngology and Otology 1970; 84: 1055-64.

GPRG 1965 {published data only}

General Practitioner Research Group. A wetting agent to facilitate ear syringing. The Practitioner 1965; 195: 810-2.

GPRG 1967 {published data only}

General Practitioner Research Group. Wax softening with a new preparation. The Practitioner 1967; 199: 359-62.

Hewitt 1970 {published data only}

Hewitt HR. Clinical evaluation of choline salicylate ear-drops. The Practitioner 1970; 204: 438-40.

Hinchcliffe 1955 {published data only}

Hinchcliffe R. Effect of current cerumenolytics. British Medical Journal 1955; 2: 722.

Pavlidis 2005 {published data only}

Pavlidis C, Pickering JA. Water as a fast acting wax softening agent before ear syringing. Australian Family Physician 2005; 34(4): 303-4.

Proudfoot 1968 {published data only}

Proudfoot J. Clinical trial of a ceruminolytic agent in general practice. British Journal of Clinical Practice February 1968; 22(2): 69-70.

Roland 2004 {published data only}

Roland PS, Eaton DA, Gross RD, Wall GM, Conroy PJ, Garadi R, et al. Randomized, placebo-controlled evaluation of Cerumenex and Murine earwax removal products. Archives of Otolaryngology - Head and Neck Surgery 2004; 130(10): 1175-7.

Spiro 1997 {published data only}

Spiro S. A cost-effectiveness analysis of earwax softeners. Nurse Practitioner 1997; 22(8): 28-31,166.

Referencias de los estudios en espera de evaluación

Caballero 2005 {published data only}

Caballero M, Navarrete P, Domenech J, Bernal-Sprekelsen M. Randomized clinical trial of clorobutanol, sodium carbonate, and irrigation in cerumen removal in adults. Proceedings of the XVIII IFOS World Congress. 2005: Abstract No. F27.

References to ongoing studies

Schroeder 2006 {published data only}

Schroeder K. Controlled clinical trial of olive oil versus ear irrigation for the removal of ear wax in primary care (CLEAR). National Research Register 2006. [: N0632169201]

Referencias adicionales

Anon 1971

Anonymous . Ear wax solvents compared. Drug and Therapeutics Bulletin 1971; 9(4): 15-6.

Brister 1990

Brister F, Fullwood HL, Ripp T, Blodgett C. Incidence of occlusion due to impacted cerumen among mentally retarded adolescents. American Journal of Mental Deficiency 1990; 15: 594-600.

Chalmers 1990

Chalmers I, Adams M, Dickersin K, Hetherington J, Tarnow-Mordi W, Meinert C, et al. A cohort study of summary reports of controlled trials. JAMA 1990; 263: 1401-5.

Dinsdale 1991

Dinsdale RC, Roland PS, Manning SC. Catastrophic otologic injury from oral jet irrigation of the external auditory canal. Laryngoscope 1991; 101: 75-8.

Driver 1999

Driver C. Removal or ear wax. Australian Family Physician 1999; 28(12): 1215.

Grossan 2000

Grossan Murray M. Safe, effective techniques for cerumen removal. Geriatrics 2000; 55(1): 80-6.

Handbook 2006

Higgins J, Green S, editors. Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions 4.2.6 [updated September 2006]. The Cochrane Library, Issue 2, 2008. Chichester: John Wiley and Sons, Ltd, 2006.

Kalantan 1999

Kalantan KA, Addulghani H, Al-Taweel AA, Al-Serhane AM. Use of cotton tipped swab and cerumen impaction. Indian Journal of Otolaryngology 1999; 5,1: 27-31.

Lewis-Cullinan 1990

Lewis-Cullinan C, Janken JK. The effect of cerumen removal on the hearing ability of geriatric patients. Journal of Advanced Nursing 1990; 15: 594-600.

Masterson 2000

Masterson E, Seaton TL. How does liquid docusate sodium (Colace®) compare with triethanolamine polypeptide as a ceruminolytic for acute earwax removal?. Journal of Family Practice December 2000; 49(12): 1076.

Minja 1996

Minja BM, Machemba A. Prevalence of otitis media, hearing impairment and cerumen impaction among school children in rural and urban Dar es Salaam, Tanzania. International Journal of Paediatric Otorhinolaryngology 1996; 37: 29-34.

Prasad 1984

Prasad KS. Cardiac depression on syringing the ear. Journal of Laryngology and Otology 1984; 98: 1013.

Robinson 1989

Robinson AC, Hawke M. The efficacy of ceruminoytics: everything old is new again. Journal of Otolaryngology 1989; 18(6): 263-7.

Saloranta 2001

Saloranta K, Westermarck T. Prevention of cerumen impaction by treatment of ear canal skin. A pilot randomized controlled study. Clinical Otolaryngology 2005; 30(2): 112-4.

Seely 1996

Seely DR, Quigley SM, Langmann AW. Ear candles - efficacy and safety. Laryngoscope 1996; 106: 1226-9.

Sharp 1990

Sharp JF, Wilson JA, Ross L, Barr-Hamilton RM. Ear wax removal: a survey of current practice. BMJ 1990; 301: 1251-2.

Swart 1995

Swart SM, Lemmer R, Parbhoo JN, Prescolt CAJ. A survey of ear and hearing disorders amongst a representative sample of Grade 1 school children in Swaziland. International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology 1995; 32: 23-34.

Zikk 1991

Zikk D, Rappaport Y, Himelfarb MZ. Invasive external otitis after removal of impacted cerumen by irrigation. New England Medical Journal 1991; 325: 969-70.

Zivic 1993

Zivic RC, King S. Cerumen-impaction management for clients of all ages. Nurse Practitioner 1993; 18(3): 29-39.

Tablas

Características de los estudios

Características de los estudios incluidos [ordenados por ID del estudio]

Fahmy 1982a

Methods

Alternation, double-blind

Participants

Setting: hospital
Country: UK
Mean age: not known
% Female: not known
Duration: 7 days
Number randomised: 40 participants (80 ears)

Interventions

Exterol® (5% urea hydrogen peroxide in anhydrous glycerol) versus glycerol

Outcomes

Extent of wax dispersal; ease of wax dispersal

Notes

Quality score: C

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

D - Not used



Fahmy 1982b

Methods

Alternation, not blind

Participants

Setting: hospital ENT Department
Country: UK
Mean age: not known
% Female: not known
Duration: 7 days
Number randomised: 50 participants (100 ears)

Interventions

Exterol® (5% urea hydrogen peroxide in anhydrous glycerol) versus Cerumol® (2% paradichlorobenzene, 5% chlorbutol, and 10% turpentine oil, in arachis oil base)

Outcomes

Extent of wax dispersal; ease of wax dispersal

Notes

Quality score: C

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

D - Not used



Fahmy 1982c

Methods

Alternation, not blind, multicentre

Participants

Setting: general practices
Country: UK
Mean age: not known
% Female: not known
Duration: 7 days
Number randomised: 160 participants (286 ears)

Interventions

Exterol® (5% urea hydrogen peroxide in anhydrous glycerol) versus Cerumol® (2% paradichlorobenzene, 5% chlorbutol, and 10% turpentine oil, in arachis oil base)

Outcomes

Extent of wax dispersal; ease of wax dispersal

Notes

Quality score: C

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

D - Not used



Jaffe 1978

Methods

Randomised, double-blind

Participants

Setting: 15 general practices
Country: UK
Mean age: n/a
% Female: 46
Duration: 3 days
Number randomised: 106 participants

Interventions

Cerumol® versus Otocerol®

Outcomes

Impaction of wax scores; necessity for syringing; ease of syringing (where required)

Notes

Quality score: C

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

D - Not used



Keane 1995

Methods

Randomised, double-blind

Participants

Setting: hospital
Country: Ireland
Mean age: n/a
% Female: n/a
Duration: 5 days
Number randomised: 97 participants (155 ears)

Interventions

Cerumol® (arachis oil 57.3%, chlorbutol 5%, paradichlorobenzene 2%) versus sodium bicarbonate (NaHCO3 5g, glycerol and purified water) versus sterile water versus no treatment

Outcomes

Degree of wax removal without syringing

Notes

Quality score: B

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Yes

A - Adequate



Lyndon 1992

Methods

Randomised, not blind

Participants

Setting: general practice
Country: UK
Mean age: 52
% Female: 47
Duration: 5 days
Number randomised: 36 participants (72 ears)

Interventions

Audax® (choline salicylate 20%, ethyleneoxide-polyoxypropylene glycol, glycol and glycerol) versus Earex® (arachis oil, almond oil, and rectified camphor oil)

Outcomes

Degree of wax impaction and need for syringing; ease of syringing; adverse effects; global impression of efficiency

Notes

Quality score: C

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

D - Not used



Meehan 2002

Methods

Randomised, double-blind

Participants

Setting: university paediatric emergency department
Country: USA
Mean age: 3.5
% Female: n/a
Duration: single treatment
Number randomised: 48 children

Interventions

Colace® (docusate sodium) versus Cerumenex® (triethanolamine polypeptide) versus normal saline, with or without syringing

Outcomes

Extent of occlusion of tympanic membrane scores

Notes

Quality score: A

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Yes

A - Adequate



Singer 2000

Methods

Randomised, double-blind

Participants

Setting: university-based emergency department
Country: USA
Mean age: 40
% Female: 35
Duration: single treatment
Number randomised: 50 participants (50 ears)

Interventions

Colace® (docusate sodium) versus Cerumenex® (triethanolamine polypeptide) with or without syringing

Outcomes

Extent of visualisation of tympanic membrane - after treatment alone; after syringing

Notes

Quality score: B

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Yes

A - Adequate



Whatley 2003

Methods

Randomised, double-blind

Participants

Settings: urban tertiary care children's hospital emergency department and large general paediatric clinic, both in Louisville, USA

Interventions

Docusate sodium versus triethanolamine polypeptide versus saline

Outcomes

Proportion of ears achieving complete visualisation of tympanic membrane - after treatment alone; after syringing

Notes

Quality score: A

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Yes

A - Adequate



Características de los estudios excluidos [ordenados por ID del estudio]

Study

Reason for exclusion

Amjad 1975

ALLOCATION
Randomised, double-blinded

PARTICIPANTS
80 people (80 ears), most with hard or impacted cerumen

INTERVENTIONS
Cerumenex® + syringing versus carbamide peroxide + syringing

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed

Baker 1969

ALLOCATION
Non-randomised, not double-blinded nor placebo controlled

PARTICIPANTS
51 people (88 ears) with impacted wax

INTERVENTIONS
Single cerumenolytic agent (Xerumenex®)

Burgess 1966

ALLOCATION
Randomised, double-blinded

PARTICIPANTS
50 people (74 ears) with more than one-half occlusion of an ear with wax

INTERVENTIONS
Dioctyl-medo® ear drops (5% dioctyl sodium sulphosuccinate in a maize oil base) + syringing versus maize oil + syringing

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed

Carr 2001

ALLOCATION
Randomised, double-blinded

PARTICIPANTS
69 people with cerumen occluding at least one external auditory canal

INTERVENTIONS
10% aqueous sodium bicarbonate versus 2.5% aqueous acetic acid

OUTCOMES
Primary outcome measure addressed, but data not usable - results given only as average change.

de Saintonge 1973

ALLOCATION
Randomised, double-blinded

PARTICIPANTS
67 ears, unstated number of participants

INTERVENTIONS
Xerumenex® (triethanolamine polypeptide oleate condensate) + syringing versus olive oil + syringing

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed

Dubow 1959

ALLOCATION
Randomised, double-blinded

PARTICIPANTS
60 children with at least one completely cerumen-occluded ear canal

INTERVENTIONS
Drops (peroxide, Cerumenex® or mineral oil) plus syringing

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed?

Dummer 1992

ALLOCATION
Randomised, single-blinded (investigator)

PARTICIPANTS
50 people (100 ears) with hardened or impacted ear wax

INTERVENTIONS
Audax® (choline salicylate and polyoxypropylene glycol condensate in glycerin and propylene glycerol) verus Cerumol® (turpentine 10%, chlorbutol 5%, paradichlorobenzene 2%, arachis oil 57.3%)

OUTCOMES
Primary outcome addressed, but not possible to extract necessary data.

Eekhof 2001

ALLOCATION
Quasi-randomised (alternation), not blinded

PARTICIPANTS
42 people with persistent ear wax

INTERVENTIONS
Olive oil + syringing versus water + syringing

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed

Fraser 1970

ALLOCATION
Randomised, double-blinded

PARTICIPANTS
62 geriatric patients with hard wax completely occluding the external auditory meatus of both ears

INTERVENTIONS
Cerumol® (turpentine oil 10%, chlorbutol 5%, paradichlorobenzene 2%, arachis oil 57.3%) versus sodium bicarbonate; olive oil versus sodium bicarbonate; Waxsol® (docusate sodium) versus sodium bicarbonate; Xerumenex® (triethanolamine polypeptide oleate 10% in propylene glycerol) versus sodium bicarbonate; Dioctyl® (docusate sodium in corn oil) versus sodium bicarbonate. All treatments were followed by a series of syringing attempts.

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed

GPRG 1965

ALLOCATION
Randomised, double-blinded

PARTICIPANTS
150 people with hard or impacted cerumen

INTERVENTIONS
Dioctyl-medo® ear drops (5% dioctyl sodium sulphosuccinate in a maize oil base) + syringing versus maize oil + syringing

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed

GPRG 1967

ALLOCATION
Randomised, double-blinded

PARTICIPANTS
107 people with hard or impacted cerumen

INTERVENTIONS
Waxsol® (dioctyl sodium sulphosuccinate) versus Cerumol® (turpentine oil 10%, chlorbutol 5%, paradichlorobenzene 2%, arachis oil 57.3%) + syringing versus maize oil + syringing

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed

Hewitt 1970

ALLOCATION
Randomised, not blinded

PARTICIPANTS
All 31 participants presented with ear pain, and majority with acute otitis media

Hinchcliffe 1955

ALLOCATION
Non-randomised, double-blinded

Pavlidis 2005

ALLOCATION
Randomised, non-blinded

PARTICIPANTS
39 ears (of 26 patients) 'partially or completely occluded by ear wax'

INTERVENTIONS
Warm tap water instilled into the ear as a softening agent 15 minutes before syringing versus syringing alone

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed

Proudfoot 1968

ALLOCATION
Non-randomised, not blinded

Roland 2004

ALLOCATION
Randomised, double-blinded

PARTICIPANTS
74 company (sponsor) employees with 'excessive or impacted cerumen'

INTERVENTIONS
Cerumenex® (10% triethanolamine polypeptide oleate-condensate) versus Murine® (6.5% carbamide peroxide) versus placebo (saline solution). All treatments were followed by a standardised irrigation procedure

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed

Spiro 1997

ALLOCATION
Quasi-randomised (sequential), not blinded

PARTICIPANTS
302 people with hard or impacted cerumen

INTERVENTIONS
Colace® (docusate sodium) + syringing versus mineral oil + syringing versus no treatment + syringing versus syringing + 50% vinegar - 50% alcohol solution

OUTCOMES
Primary outcome measure (assessment of extent of cerumen removal prior to syringing) not addressed



Características de los estudios en espera de evaluación [ordenados por ID del estudio]

Caballero 2005

Methods

Randomised controlled trial

Participants

90 adults with total cerumen obstruction

Interventions

Instillation of trademarked product containing chlorobutanol or sodium carbonate, or normal saline as control 15 minutes prior to syringing

Outcomes

Proportion of the tympanic membrane visualised after irrigation

Notes

Information available from abstract only



Characteristics of ongoing studies [ordered by study ID]

Schroeder 2006

Trial name or title

Controlled clinical trial of olive oil versus ear irrigation for the removal of ear wax in primary care (CLEAR)

Methods

Randomised controlled trial. Random allocation to:
[A] self-administered olive oil for 21 days;
[B] usual care.

Participants

The total sample size will be 330 participants, with 165 individuals in both the intervention and control groups.

Inclusion criteria: Participants will be included if they present with ear wax that completely occludes and obstructs the ear canal in one or both ears (with or without symptoms of, for example, blockage, irritation or loss of hearing).

Exclusion criteria: partial occlusion of the ear canal (ear syringing would not be indicated); people for whom ear irrigation is contraindicated, e.g. pain, ear infection in past four weeks, pain or discharge from affected ear in past month, ear to be syringed is only hearing ear, infection, history of perforated tympanic membrane ; refusal to give informed consent ; inability to administer ear drops to external ear canal (for example those with severe joint disease)

Interventions

To investigate if the use of olive oil alone for a total of 3 weeks is as effective as usual care - i.e. olive oil for 5 days followed by ear irrigation - for the removal of ear wax in primary care

Outcomes

Primary outcomes:
i) proportion of individuals with sufficient clearance of the ear canal from wax to allow visualising the ear drum of at least one ear 16 days after randomisation (which makes a total of 5 + 16 = 21 days of olive oil use);
ii) proportion of ears with sufficient clearance of the ear canal from wax 16 days after randomisation.

Starting date

01/08/2005 to 31/07/2006

Contact information

Dr K Schroeder, Academic Unit of Primary Health Care, University of Bristol, Cotham House, Cotham Hill, Bristol BS6 6JL. Telephone: +44 (0) 117 954 5508. Fax: +44 (0) 117 954 6677. E-mail: k.schroeder@bristol.ac.uk

Notes

Publication ID: N0632169201



Table 1. Studies and interventions

Comparison

Study

Grade

A: Active treatment versus no treatment

Sterile water

vs.

Nothing

Keane 1995

B

Sodium bicarbonate

vs.

Nothing

Keane 1995

B

Chlorambutol (Cerumol®)

vs.

Nothing

Keane 1995

B

B: Active treatment versus water or saline 'placebo'

Chlorambutol (Cerumol®)

vs.

Water

Keane 1995

B

Sodium bicarbonate

vs.

Water

Keane 1995

B

Docusate sodium (Colace®)

vs.

Saline

Meehan 2002

A

Triethanolamine (Cerumenex®)

vs.

Saline

Meehan 2002

A

Docusate sodium

vs.

Saline

Whatley 2003

A

Triethanolamine

vs.

Saline

Whatley 2003

A

C: Head-to-head comparisons of active treatments

Chlorambutol (Cerumol®)

vs.

Almond oil (Otocerol®)

Jaffe 1978

C

Hydrogen peroxide (Exterol®)

vs.

Glycerol

Fahmy 1982a

C

Hydrogen peroxide (Exterol®)

vs.

Chlorambutol (Cerumol®)

Fahmy 1982b

C

Hydrogen peroxide

(Exterol®)

vs.

Chlorambutol (Cerumol®)

Fahmy 1982c

C

Sodium bicarbonate

vs.

Chlorambutol (Cerumol®)

Keane 1995

C

Choline salicylate (Audax®)

vs.

Almond oil (Earex®)

Lyndon 1992

B

Docusate sodium (Colace®)

vs.

Triethanolamine (Cerumenex®)

Meehan 2002

A

Docusate sodium (Colace®)

vs.

Triethanolamine (Cerumenex®)

Singer 2000

B

Docusate sodium

vs.

Triethanolamine

Whatley 2003

A



Figuras

Figure 1

Forest plot of comparison: 1 'Active drops' vs. saline: Triethanolamine polypeptide (Cerumenex) vs. saline in children, outcome: 1.1 Syringing not necessary.


Figure 1


Figure 2

Forest plot of comparison: 2 'Active drops' vs saline - Docusate sodium (Colace) vs. saline in children, outcome: 2.1 Syringing not necessary.


Figure 2


Figure 3

Forest plot of comparison: 1 'Active drops' vs. saline: Triethanolamine polypeptide (Cerumenex) vs. saline in children, outcome: 1.2 Wax cleared after 1st irrigation.


Figure 3


Figure 4

Forest plot of comparison: 2 'Active drops' vs saline - Docusate sodium (Colace) vs. saline in children, outcome: 2.2 Wax cleared after 1st irrigation.


Figure 4


Figure 5

Forest plot of comparison: 3 Alternative 'active' drops - Triethanolamine polypeptide (Cerumenex) vs. docusate sodium (Colace)- children, outcome: 3.1 Syringing not necessary.


Figure 5


Figure 6

Forest plot of comparison: 3 Alternative 'active' drops - Triethanolamine polypeptide (Cerumenex) vs. docusate sodium (Colace)- children, outcome: 3.2 Wax cleared after 1st irrigation.


Figure 6


Analysis 1.1

Comparison 1 'Active drops' versus saline: triethanolamine polypeptide (Cerumenex) versus saline in children, Outcome 1 Syringing not necessary.


Analysis 1.1


Analysis 1.2

Comparison 1 'Active drops' versus saline: triethanolamine polypeptide (Cerumenex) versus saline in children, Outcome 2 Wax cleared after 1st irrigation.


Analysis 1.2


Analysis 2.1

Comparison 2 'Active drops' versus saline - docusate sodium (Colace) versus saline in children, Outcome 1 Syringing not necessary.


Analysis 2.1


Analysis 2.2

Comparison 2 'Active drops' versus saline - docusate sodium (Colace) versus saline in children, Outcome 2 Wax cleared after 1st irrigation.


Analysis 2.2


Analysis 3.1

Comparison 3 Alternative 'active' drops - triethanolamine polypeptide (Cerumenex) versus docusate sodium (Colace) - children, Outcome 1 Syringing not necessary.


Analysis 3.1


Analysis 3.2

Comparison 3 Alternative 'active' drops - triethanolamine polypeptide (Cerumenex) versus docusate sodium (Colace) - children, Outcome 2 Wax cleared after 1st irrigation.


Analysis 3.2