Pulse aquí para volver atrás
Comentario

Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Cuidado tópico del cordón umbilical en el nacimiento

Zupan J, Garner P
Fecha de la modificación significativa más reciente: 29 de enero de 1998

Esta revisión debería citarse como: Zupan J, Garner P. Cuidado tópico del cordón umbilical en el nacimiento (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.bibliotecacochrane.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

Antes de la utilización de técnicas asépticas, la infección del cordón umbilical causó muchas muertes neonatales.

Objetivos

El objetivo de esta revisión es evaluar los efectos del cuidado tópico del cordón umbilical para la prevención de la infección del cordón umbilical, enfermedad y muerte.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en el registro de estudios clínicos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group), el Registro Cochrane de Estudios Clínicos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register) en el número 4 de la Biblioteca Cochrane, 1997 (Cochrane Library issue 4, 1997), y Medline. Asimismo, nos pusimos en contacto con expertos en la materia.

Criterios de selección

Estudios clínicos aleatorizados y cuasi aleatorizados que compararan el cuidado tópico del cordón versus ningún cuidado de rutina, y comparaciones entre diferentes modalidades de atención.

Recopilación y análisis de datos

Dos revisores se encargaron de evaluar la calidad de los estudios clínicos y de extraer los datos.

Resultados principales

Se identificaron diez estudios, todos de países desarrollados. No se observaron infecciones sistémicas ni defunciones en ninguno de los estudios analizados. Durante un período de seis semanas de observación, las infecciones del cordón umbilical y otras infecciones cutáneas no se vieron afectadas por el uso de antisépticos. Hubo una tendencia a reducir la colonización con antibióticos en comparación con el uso de antisépticos y ningún tratamiento. Los antisépticos prolongaron el tiempo hasta la separación del cordón. El uso de antisépticos se asoció a una reducción en la preocupación materna acerca del cordón.

Conclusiones de los autores

El simple hecho de mantener el cordón limpio parece ser tan efectivo y seguro como usar antibióticos o antisépticos.

Esta revisión debería citarse como:
Zupan J, Garner P Cuidado tópico del cordón umbilical en el nacimiento (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.bibliotecacochrane.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

ANTECEDENTES

La infección del cordón umbilical causó muchas muertes neonatales antes de la puesta en práctica de la asepsia (Cullen, 1916). En los países en vías de desarrollo los neonattos aún mueren a causa de sepsis del cordón umbilical (WHO, 1998). En poblaciones desprotegidas, la contaminación del cordón umbilical en ciertas ocasiones causa tétanos neonatal (Woodruff 1984).

La infección del cordón umbilical puede ser obvia para un observador, pero a veces está oculta. En las infecciones francas es frecuente que el cordón esté edematizado, la piel circundante aparezca inflamada y que el cordón pueda oler mal si está infectado por bacterias anaerobias. A simple vista no se pueden seguir las bacterias a lo largo de los vasos umbilicales; no obstante, se debe tener presente que las bacterias pueden causar septicemia, u originar otras infecciones focales como resultado de una diseminación hemática, como es el caso de la artritis séptica (Cullen 1916; Forshall 1957).

Un principio importante es usar una técnica "limpia" para cortar el cordón umbilical. Se probaron muchas otras intervenciones adicionales para prevenir la infección. Éstas incluyen procedimientos cuyo objetivo es reducir la contaminación de la piel, como higienizar a diario al bebé en baños con detergentes de hexaclorofeno. Otros profesionales trataron el cordón con agentes antisépticos, incluidos alcohol, sulfadiazina de plata, yodo y clorhexidina y también con tinciones (triple tinción, violeta de genciana, acreflavina y eocina). Algunas autoridades recomiendan aplicaciones tópicas regulares con antibióticos, como bacitracina, neomicina, nitrofurazona o tetraciclina, o bien polvos higroscópicos. Las soluciones anteriormente mencionadas pueden ser usadas en agua, alcohol, detergente o pomadas. Otra intervención, a menudo olvidada, es la de simplemente mantener el cordón umbilical limpio y seco (Mugford 1986; Dore 1998).

Es factible que el tratamiento del cordón altere el tiempo de su caída, y los retrasos pueden conformar un riesgo de infección en los países de bajos recursos. El costo también es importante, y los preparados antibióticos pueden ser caros. Los retrasos en la caída del cordón en los países más ricos pueden influir en la utilización de los recursos, así como aumentar el volumen de trabajo de las parteras como resultado de una política de visitas a domicilio continuas hasta la separación del cordón (Mugford 1986).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos subrayan la necesidad de mantener una buena higiene en el parto y de promover prácticas correctas para el cuidado del cordón. Sin embargo, las recomendaciones frecuentemente se basan en evaluaciones tradicionales de la literatura publicada y en la opinión general. El objetivo de esta revisión es proporcionar información útil para la identificación de prácticas correctas, tanto en las naciones ricas como en las pobres. Los resultados se incorporarán a una revisión que resuma el consenso alcanzado sobre las mejores y más adecuadas prácticas disponibles (WHO 1998).


OBJETIVOS

Evaluar la efectividad del cuidado tópico del cordón umbilical versus ningún cuidado de rutina, y comparaciones entre diferentes métodos para el cuidado del cordón umbilical, para prevenir la infección del cordón umbilical, enfermedad y muerte.

En particular, responder las siguientes preguntas:

¿Es cualquier intervención mejor que ningún cuidado de rutina del cordón?
Si es así, qué tipo de atención es preferible:
¿Con o sin antiséptico?
¿Con o sin antibiótico?
¿Antibiótico o antiséptico?
¿En polvo o en solución?
Si es en polvo, ¿existe alguna ventaja si tiene antiséptico?
¿Con o sin limpieza previa?
Para cualquier intervención, frecuencia y duración óptima de la aplicación.

Hipótesis a ser investigada:
1. Los antisépticos o los antibióticos para el cordón son efectivos para reducir la infección y muerte neonatal cuando los neonatos están juntos en una unidad neonatal, pero tienen menor probabilidad de incidir en la salud cuando estos niños están alojados en la habitación o en el hogar.

2. Cuando las personas viven en una pobreza donde la higiene básica en el parto domiciliario y en el período postnatal es restringida, es probable que los antisépticos o los antibióticos tengan un impacto sobre la enfermedad grave o la muerte neonatal.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Para ser elegibles para esta revisión, los estudios tenían que ser aleatorizados o cuasi aleatorizados y comparar diferentes métodos de cuidado del cordón umbilical.

Tipos de participantes

Recién nacidos de cualquier edad gestacional.

Tipos de intervención

1. Cualquier aplicación antiséptica tópica, inclusive alcohol, triple tinción, sulfadiazina de plata, acraflavina, yodo y clorhexidina, y violeta de genciana versus ningún antiséptico o versus otro antiséptico.

2. Cualquier aplicación antibiótica tópica, incluidos bacitracina, nitrofurazona o tetraciclina versus ningún antibiótico.

3. Aplicación de polvos con o sin antisépticos.

4. Aplicaciones únicas versus múltiples.

5. Lavado completo del recién nacido comparado con el cuidado en seco.

6. Cuidado del cordón umbilical versus ningún cuidado del cordón.

Tipos de medidas de resultado

Primario:
Evidencia clínica de infección del cordón umbilical: enrojecimiento, inflamación, olor.
Evidencia clínica de infección bacteriana diseminada: fiebre, meningitis, focos sépticos.
Muerte.

Secundarios:
Tiempo transcurrido hasta la caída del cordón.
Colonización bacteriana.
Insatisfacción de la madre con el tratamiento.


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Grupo Cochrane de Embarazo y Parto

Registro de Estudios Clínicos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto.

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane de Estudios Clínicos Controlados de la Biblioteca Cochrane 1997, Número 4, con el término 'umbilical cord*'. Se buscaron manualmente 146 citas para obtener los estudios clínicos pertinentes.

Búsquedas en MEDLINE.

Contactos con la Organización Mundial de la Salud y expertos en esta área.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Todos los documentos aptos fueron analizados por ambos revisores, que aplicaron los criterios de inclusión de manera independiente. Cuando se detectó alguna disparidad, se consultó con una tercera persona (un editor del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto).

El ocultamiento de la asignación se clasificó según las medidas descritas que lo aseguraban como A (sobres opacos, generación de números aleatorios independientes), o donde los autores informaron asignaciones aleatorizadas, pero no dieron más detalles (B), o donde las asignaciones se realizaron por otros métodos cuasi aleatorios, como la alternancia (C).

En la tabla de comparaciones se combinaron grupos porque algunos estudios tenían pocas mujeres en grupos de tratamiento muy similares. Se calcularon los valores promedio (como tiempo promedio hasta la caída del cordón) tomando un promedio ponderado, y el desvío estándar se asumió como igual a la mayor diferencia entre dos valores individuales.

Cuando fue necesario, se estableció contacto con los autores para solicitar información adicional.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Se identificaron diez estudios clínicos que cumplían con los criterios de inclusión.

Los estudios se realizaron en los EE.UU. (4); Noruega y Canadá (2 en cada país); Israel y el Reino Unido (1 en cada país). No hubo estudios realizados en países en vías de desarrollo.

Todos versaban sobre recién nacidos cuidados inicialmente en el hospital, aunque algunos incluían seguimiento domiciliario.

Todos los estudios analizaron neonatos sanos Todos los estudios excluyeron a los neonatos prematuros, los pequeños para su edad gestacional, o aquellos que presentaran otras patologías neonatales.

Cinco estudios compararon diferentes antisépticos versus ningún cuidado específico. Un estudio comparó el polvo antiséptico con el polvo astringente, y otro comparó un antiséptico con apósitos de gasa hidrófila.

En dos estudios se analizó el uso de antibióticos tópicos: uno comparó el uso de antibiótico tópico versus ningún tratamiento, y el otro con la triple tinción.

Un informe estudió el efecto de higienizar al neonato a diario comparado con un baño inicial y ningún otro cuidado especial del cordón.

Hubo además otras cointervenciones de higiene que se aplicaron a ambos grupos. Incluían un baño inicial con agua y jabón, o baños diarios.

Antes de mediados de la década de 1980, los neonatos recibían atención en la sala de recién nacidos; los estudios posteriores a este período incluyeron a los recién nacidos ingresados por tiempos parciales en estas salas, pero sólo un estudio menciona el alojamiento conjunto madre-niño.

Los estudios por lo general incluían pocos casos, y en todos ellos, a excepción de uno, los grupos de comparación fueron menores de 300. Un estudio realizado en Noruega incluyó 1.200 neonatos. No se registraron muertes o infecciones bacterianas sistémicas graves.


CALIDAD METODOLÓGICA

De los estudios incluidos, ocho se describieron como aleatorizados. Uno mencionaba asignación mediante sobres, pero en general se dieron pocos detalles acerca del ocultamiento de la asignación. Dos estudios (Mugford 1986; Dore 1998) describieron detalladamente el método de asignación que era de diseño factorial aleatorizado abierto.

Como los plazos de seguimiento solían extenderse hasta la caída del cordón umbilical, las pérdidas durante ese transcurso parecen mínimas. Dos estudios continuaron el seguimiento hasta las seis semanas.


RESULTADOS

RESULTADOS POR COMPARACIONES:

¿CON O SIN ANTISEPTICO?

Cuatro estudios compararon la aplicación versus la no aplicación de un antiséptico.

Un estudio comparó el alcohol aplicado al cordón umbilical en forma regular versus ningún cuidado umbilical específico (Dore 1998). La caída del cordón se produjo significativamente más tarde en el grupo alcohol, con una diferencia de 1,64 días (intervalo de confianza del 95%: 2,00; 1,28).

Cuando el alcohol se comparó con la ausencia de limpieza en neonatos que también recibían diversas aplicaciones de polvos o no recibían aplicaciones, no se observó ningún efecto sobre el tiempo transcurrido hasta el desprendimiento del cordón (Mugford 1986).

El período hasta la caída del cordón se prolongó mínimamente al agregarle hexaclorofeno al polvo, comparado con el polvo solo (Mugford 1986).

La bencina y una solución débil de clorhexidina no afectaron la colonización bacteriana (Meberg 1985a), que fue reducida por una solución fuerte de clorhexidina, sulfadiazina de plata y triple tinción.

Durante las 6 semanas de observación, el uso de antisépticos (alcohol, bencina o un concentrado doble de clorhexidina) no afectó la infección del cordón umbilical.

No se observaron infecciones sistémicas ni defunciones en ninguno de los estudios analizados.

El uso de antisépticos se asoció a una reducción en la preocupación materna acerca del cordón.

Comparación entre diferentes antisépticos:

El tiempo hasta la caída del cordón fue mayor cuando se utilizó triple tinción en comparación con alcohol en un estudio (Schuman 1985), a su vez, el período fue menor con triple tinción que con sal de plata de la sulfadiazina en dos estudios (Arad 1981; Gladstone 1988).

ANTIBIOTICO COMPARADO CON ANTISEPTICO

El efecto sobre el tiempo de la caída del cordón varió entre los diferentes pares de antibióticos y antisépticos.

Cuando se utilizaron antibióticos, hubo una tendencia hacia la reducción de la colonización por Estafilococo aureus, en comparación con el uso de antisépticos. No se registró infección clínica en los estudios que informaron sobre este resultado

APLICACION DE POLVO VERSUS AUSENCIA DE APLICACION

En un estudio el tiempo hasta la caída del cordón fue algo más breve con la aplicación de polvo que sin ella (Mugford 1986).

APLICACION UNICA VERSUS APLICACION DIARIA DE POLVO

No se registró efecto sobre el tiempo de separación del cordón (Mugford 1986).

VENDAJE CERRADO (CORDON CUBIERTO) VERSUS CORDON UMBILICAL EXPUESTO

El uso de una venda de gasa hidrófila se relacionó con una prolongación clínicamente irrelevante del tiempo hasta el desprendimiento del cordón. La tasa de colonización bacteriana y la infección del cordón umbilical no cambiaron significativamente en comparación con la aplicación diaria de una solución débil de clorhexidina (Meberg 1990).

LAVADO CORPORAL TOTAL VERSUS CUIDADO EN SECO

No se informó diferencia alguna en cuanto a la colonización por Estafilococo aureus en el único estudio en que se analizó (Rush 1986).

SATISFACCION DE LA MADRE

Una comparación entre el alcohol y ningún tratamiento (Dore 1998) demostró un mayor nivel de preocupación en las madres del grupo no tratado (35 de 900 en el grupo tratamiento con alcohol versus 77 de 907 en el grupo control). En el grupo alcohol, 22 de 902 neonatos recibieron antibióticos tópicos por la preocupación de la madre por el cordón umbilical, en comparación con los 30 de 909 en el grupo sin tratamiento. Se estudió la satisfacción en la madre mediante un sistema de calificación de cuatro puntos antes de la caída del cordón. No hubo diferencias de satisfacción entre el grupo tratamiento con alcohol y el grupo sin tratamiento (puntaje promedio 1,49 DE 0,7 versus 1,56; 0,7).

IMPACTO SOBRE DIFERENTES RESULTADOS ESPECIFICOS:

SEPARACION DEL CORDON

Seis estudios registraron los tiempos de separación, con promedios que varían entre 5,8 días a 15,7 días. Los estudios compararon diferentes regímenes para el cuidado del cordón, y no hubo dos estudios que compararan los mismos antisépticos tópicos. Por consiguiente, consideramos que un análisis de resumen no era apropiado.

Estos estudios ilustran una amplia variedad de plazos absolutos hasta la caída del cordón. En el siguiente análisis, ignoramos la aleatorización y resumimos algunas estadísticas descriptivas acerca de los tiempos de desprendimiento del cordón.

Los estudios que no aplicaron tratamiento al cordón presentaron tiempos de desprendimiento promedio de ocho días (dos estudios, promedio de 8,1, 8,2); con polvos, alrededor de siete (un estudio, rango 6,3-7,2); alcohol alrededor de 10 días (dos estudios, 9,8; 10,7); antibióticos, alrededor de 12 días (dos estudios, 12,0; 11,8); tinción triple 7,7-15,7; y sulfadiazina de plata, 10,6-13,8

El análisis del impacto de las intervenciones en estos tiempos sugiere que la aplicación de alcohol o polvo, en comparación con ausencia de tratamiento, presenta un efecto clínicamente insignificante sobre el tiempo de desprendimiento. En un estudio amplio (Dore 1998) donde el plazo fue mucho más corto con el uso de alcohol, la diferencia sólo era de 1,6 días menos.


DISCUSIÓN

Todos los estudios clínicos revisados se llevaron a cabo en países desarrollados.

Se evaluaron pocas intervenciones para el cuidado del cordón umbilical por medio de estudios controlados aleatorizados. Esto es sorprendente teniendo en cuenta los millones de recién nacidos en los países desarrollados que son tratados de una u otra manera. No hubo estudios de países en vías de desarrollo, ni tampoco estudios con tamaño muestral suficiente que permitiera analizar los resultados en cuanto a infección neonatal grave.

En general, el seguimiento se realizó hasta el momento del desprendimiento del cordón. Por consiguiente, no se pudieron detectar los desenlaces clínicos subsiguientes (como la infección bacteriana, ya sea local como generalizada). El estudio que realizó seguimiento de rutina a todos los neonatos hasta las seis semanas (Meberg 1985a) mostró niveles relativamente altos de infecciones dermatológicas de diversas clases, pero no se registraron diferencias entre el grupo intervención y el grupo tratamiento.

Justamente, desde el punto de vista clínico se desconoce el significado del tiempo transcurrido hasta el desprendimiento del cordón. Se desconoce la repercusión clínica biológica del retraso en el desprendimiento del cordón, según se ve con algunas intervenciones, pero sí tiene consecuencias sociales y económicas: el retraso causa ansiedad en las madres y aumenta el número de visitas domiciliarias de las parteras (Mugford 1986).

Algunos estudios analizaron la colonización de la piel. La medición y la notificación de estos resultados variaron entre los estudios y a veces fueron difíciles de interpretar. El uso de antisépticos redujo la colonización, pero se desconoce la significancia clínica de la colonización en piel

Los datos sobre infecciones del cordón umbilical y otras infecciones tópicas del recién nacido fueron limitados. El seguimiento a menudo fue corto y el tamaño muestral pequeño, lo que dificulta la interpretación de los datos aportados. Ningún estudio identificó infección sistémica y no hubo muertes por infección.

Las intervenciones fueron diversas y pudo haber cointervenciones, pero esto no se identificó.

La modalidad global de atención ha cambiado a lo largo del período en que fueron realizados los estudios analizados y es probable que esto repercuta en la efectividad comparativa de las diversas intervenciones. Por ejemplo, en los países desarrollados el recién nacido ya no permanece en la sala de recién nacidos sino que se aloja con su madre en la habitación, práctica que reduce el riesgo de infección.

Las intervenciones se evaluaron en recién nacidos sanos a término. Los prematuros están expuestos a un mayor riesgo de infección, en parte debido a la prematurez, y en parte porque están expuestos a un mayor riesgo de infecciones nosocomiales. Por consiguiente, es difícil saber cómo se relacionan los resultados descritos aquí con este subgrupo específico de neonatos y los estudios que se realicen en el futuro deberían incluirlos.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

Teniendo en cuenta los estudios que satisfacen los criterios de inclusión para esta revisión, no estamos seguros de cuál es la mejor práctica para el cuidado del cordón umbilical en las instituciones de los países desarrollados. No hay evidencia que sugiera que sea nocivo preocuparse sólo por mantener la limpieza del cordón.

Algunos neonatos presentan alto riesgo de infección en el hospital (incluidos los prematuros y los neonatos internados en unidades de cuidados intensivos). Sin embargo, no identificamos estudios clínicos que incluyeran estos grupos. Dado el mayor riesgo de sepsis bacteriana en estos casos, el uso de antisépticos tiene pocas probabilidades de ser pernicioso y, por el contrario, tiene el potencial de reducir la infección nosocomial.

En algunos países, los recién nacidos están expuestos a un mayor riesgo de contaminación bacteriana del cordón umbilical. Incluye a los recién nacidos en países en vías de desarrollo, tanto a los nacidos en el hogar como en instituciones. Ninguno de los estudios incluidos se realizó en este tipo de países. Como en los países desarrollados no hay evidencia de que los antisépticos sean nocivos, no parece haber razón alguna para suspender su uso en situaciones en las que el riesgo de infección bacteriana parezca elevado. Sin embargo, ante situaciones en las que se consideran medidas para iniciar planes de atención con el objeto de reducir los casos de sepsis del cordón umbilical, parecería sensato realizar comparaciones aleatorizadas con el fin de identificar mejor los agentes y los regímenes terapéuticos.

Implicaciones para la investigación

Gran parte de la preocupación de las madres y de los trabajadores de la salud se relaciona con la incertidumbre acerca del proceso normal de secado y desprendimiento del cordón umbilical, incluidos su aspecto y el olor propio del tejido en descomposición. En Occidente las intervenciones se relacionan sobre todo con la modificación de este proceso. Se requiere una investigación sólida que documente el proceso normal del desprendimiento del cordón.

En los países desarrollados, donde la mortalidad es muy baja, los resultados importantes deben incluir las infecciones que ocurren en el primer mes de vida, la satisfacción materna y el tiempo que transcurre hasta que cae el cordón umbilical. Hay buenos motivos para realizar un estudio sobre las intervenciones menos costosas existentes sin un cuidado específico del cordón umbilical.

Una intervención que puede ser interesante es la del calostro, que tiene propiedades bacteriostáticas. Esto lo convierte en un candidato potencial para el cuidado de rutina del cordón umbilical, pero no se realizaron investigaciones sobre este tema. Un estudio clínico futuro debería usarlo como una rama de intervención.

En los países en vías de desarrollo los recién nacidos tienen un riesgo mucho mayor de contraer una infección que provoque una enfermedad grave o muerte. Es probable que el cordón umbilical continúe siendo una vía de acceso importante para las bacterias, como lo demuestra el tétanos neonatal. Sin embargo, todavía no se conoce cuál es el mejor cuidado del cordón para los recién nacidos en una comunidad. Se desconoce cuáles son los agentes más apropiados (alcohol, antisépticos o antibióticos; polvos, soluciones o pomadas) para el uso de rutina y con qué frecuencia deben aplicarse. Tampoco sabemos cuál es el mejor método para limpiar la zona del cordón.

Los estudios clínicos en los países en vías de desarrollo deben formar parte de un programa de cuidados que promueva la higiene adecuada durante el parto en áreas desprotegidas donde la higiene todavía es un problema. Dentro de un programa de intervención de este tipo, los grupos de mujeres podrían aleatorizarse para que reciban diferentes preparaciones para el cordón umbilical. El primer conjunto de estudios clínicos podría comparar el agua y el jabón con un antiséptico (como la clorhexidina o el yodo).


AGRADECIMIENTOS

Al Dr. Iain Chalmers, quien recopiló la primera revisión, y al profesor Justus Hofmeyr por su colaboración.


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Ninguno del que se tenga conocimiento.


TABLAS

Características de los estudios incluidos

EstudioArad 1981 
Métodos"Asignación aleatoria". No se dan detalles. 
ParticipantesRecién nacidos sanos a término (36, 26 y 25 en cada grupo experimental).
Sala de recién nacidos del hospital.
Se incluyen nacimientos por cesárea. 
IntervencionesAplicación diaria durante la hospitalización:
Baño inicial con hexaclorofeno
1. triple tinción
2. pomada de neomicina
3. pomada de sulfadiazina
4. polvo de bismuto.

Baño inicial (a todos).
En el domicilio, aplicación diaria de alcohol (a todos). 
ResultadosTiempo de separación.
Infección. 
NotasIsrael 1980. 
Ocultamiento de la asignación
EstudioBarrett 1979 
Métodos"Tabla de números aleatorios generada por computadora". No se proporciona más información. 
ParticipantesNeonatos en la sala de recién nacidos del hospital (100 en cada grupo)
Algunos recién nacidos con alojamiento parcial con la madre. 
IntervencionesTodos recibieron un baño inicial.
1. única aplicación de sulfadiazina de plata
2. única aplicación de triple tinción
3. cuidado del cordón en seco. 
ResultadosColonización del área periumbilical a las 42 horas. 
NotasEE.UU., 1976. 
Ocultamiento de la asignación
EstudioDore 1998 
MétodosTablas de números aleatorios con sobres. 
ParticipantesRecién nacidos sanos a término (902 en el grupo experimental y 909 en el grupo control).
Se incluyeron nacimientos por cesárea.
Alojamiento conjunto con la madre. 
IntervencionesBaño inicial
1. alcohol isopropilo al 70% al menos tres veces por día
2. secado natural. 
ResultadosInfección umbilical
Tiempo hasta la separación.
Satisfacción de la madre. 
NotasCanadá.
Incluye datos de los costos.
Pérdidas de seguimiento: 65, distribuidos en números entre los dos grupos.
"Alto nivel de lactancia materna". 
Ocultamiento de la asignación
EstudioGladstone 1988 
MétodosAleatorización mediante "tabla de números aleatorios". 
ParticipantesRecién nacidos sanos a término > 2.500 g (53, 48, 44, 42 y 48 en cada grupo).
Sala de recién nacidos del hospital. 
IntervencionesNo se informa de un baño inicial
1. triple tinción diaria hasta la separación
2. triple tinción y luego alcohol hasta que produzca de la separación
3. triple tinción una sola vez
4. povidona yodada diaria hasta la separación
5. sulfadiazina de plata diaria hasta la separación
6. pomada de bacitracina hasta la separación. 
ResultadosColonización en el momento del alta hospitalaria
Tiempo de separación
Satisfacción materna
Infecciones locales u otras infecciones
Seguimiento mediante un formulario. 
NotasEE.UU. 
Ocultamiento de la asignación
EstudioMeberg 1985a 
Métodos"Selección consecutiva y aleatoria". 
ParticipantesRecién nacidos sanos a término (113 y 112 en grupos experimentales y 108 en el grupo control).
Sala hospitalaria.
Alojamiento conjunto con la madre durante el día.
Se excluyeron los nacimientos por cesárea. 
IntervencionesBaño completo diario con jabón a todos los neonatos
Fase I:
1. bencina diaria
2. clorhexidina al 0,05% diaria
3. ningún cuidado específico. 
ResultadosColonización del muñón umbilical en el alta hospitalaria.
Infección (umbilical y severa) en las primeras seis semanas. 
NotasNoruega.
Fase 1: 1982; Fase 2 : 1983.
Alojados junto a sus madres. 
Ocultamiento de la asignación
EstudioMeberg 1985b 
Métodos"Selección consecutiva y aleatoria". 
ParticipantesRecién nacidos sanos a término (105 en el grupo experimental, 111 en el grupo control).
Sala hospitalaria.
Alojamiento conjunto con la madre durante el día.
Se excluyeron los nacimientos por cesárea. 
IntervencionesFase II:
Baño diario completo con jabón
1. clorhexidina (4%)
2. ningún cuidado específico. 
ResultadosColonización del muñón umbilical en el alta hospitalaria.
Infección (umbilical y severa) en las primeras seis semanas. 
NotasNoruega.
Fase 1: 1982; Fase 2 : 1983.
Alojados junto a sus madres. 
Ocultamiento de la asignación
EstudioMeberg 1990 
MétodosRecién nacidos asignados a números consecutivos según nacimiento, asignación alternada (pares/impares). 
ParticipantesNacimientos hospitalarios (1.213 en el grupo experimental, 1.228 en el grupo control).
Alojamiento conjunto con la madre durante día. 
IntervencionesTodos los neonatos fueron bañados por completo con jabón diariamente
1. se les aplicaba una venda de gasa hidrófila todos los día
2. clorhexidina en alcohol aplicada diariamente 
ResultadosInfecciones de piel, cordón, y ojos durante la hospitalización y en las primeras seis semanas.
Tiempo de separación. 
NotasNoruega 1987-1989.
2.441 neonatos. 
Ocultamiento de la asignación
EstudioMugford 1986 
MétodosDiseño aleatorizado factorial abierto. Asignación mediante sobres cerrados numerados. 
ParticipantesNeonatos que probablemente recibirán un cuidado postnatal normal
(199, 202, 197 en grupos experimentales; 202 en grupo control). 
IntervencionesFactor 1 : Polvos
1. zinc/almidón/ talco
2. sterzac (hexaclorofeno, zinc y almidón)
3. cordocele
4. Ningún polvo.
Factor 2: método de limpieza:
1. alcohol
2. agua
3. ninguna limpieza de rutina.
Factor 3: frecuencia de tratamiento:
1. diariamente
2. sólo una vez. 
ResultadosUso de tratamientos adicionales para el cordón.
Visita de la partera a los 10 días.
Días hasta la separación del cordón.
Días en que el cordón está húmedo y pegajoso. 
NotasReino Unido. De junio a septiembre 1984. 
Ocultamiento de la asignación
EstudioRush 1986 
MétodosAsignación aleatoria por "número de identificación de la cuna". No se mencionan otros detalles. 
ParticipantesRecién nacidos sanos a término (95 en grupo experimental, 86 en grupo control.
Alojamiento conjunto con la madre. 
Intervenciones1. Baño diario de rutina con agua y jabón
2. Sólo baño inicial. 
ResultadosColonización en la nariz y el ombligo en el día 4. 
NotasCanadá, 1984. 
Ocultamiento de la asignación
EstudioSchuman 1985 
MétodosAsignados aleatoriamente "por computadora". 
ParticipantesRecién nacidos sanos a término
Sala de recién nacidos del hospital (35 en grupo experimental, 36 en grupo control).
Se incluyeron los nacimientos por cesáreas. 
IntervencionesTodos los neonatos recibieron un baño diario con Phisoderm
1. triple tinción
2. alcohol isopropilo
Luego del alta, los padres usaron alcohol isopropilo en ambos grupos. 
ResultadosTiempo de separación.
Infección del cordón. 
NotasEE.UU. 1983. 
Ocultamiento de la asignación
EstudioSpeck 1980 
Métodos"Asignación aleatorizada". No se dan detalles. 
ParticipantesRecién nacidos sanos a término.
Recién nacidos sanos (80 y 82 en el grupo experimental, 78 en el grupo control).
Sala de recién nacidos del hospital.
Criterios de exclusión: trabajo de parto complicado, cesárea. 
IntervencionesLuego del primer baño:
1. baño diario de la zona del cordón con jabón de Castilla
2. triple tinción
3. sulfadiazina de plata.
Baño diario de rutina con agua de la canilla y esponja.

Luego del alta, todos recibieron una aplicación diaria de isopropanol. 
ResultadosCultivo bacteriano de la nariz en el día 3; 14; infección del cordón; conjuntivitis e impétigo. 
NotasEE.UU. 1975-76. De 2.200 nacimientos, se incluyeron 240 neonatos. 
Ocultamiento de la asignación


Características de los estudios excluidos

EstudioMotivo de la exclusión
Alder 1980 Comparación entre dos polvos antisépticos diferentes: uno con chlorhexidina, el otro con hexaclorofeno; a ambos grupos se les limpió la zona con un paño con alcohol diariamente. 
Coyer 1975 El resumen hace referencia a un estudio clínico de 271 neonatos aleatorizados a recibir cuidados del cordón con neosporina en comparación con triple tinción y ningún cuidado específico del cordón. No surge una publicación de este estudio clínico y no hay resultados disponibles. La cantidad de neonatos en las diferentes ramas son incompatibles con la aleatorización. 
Gezon 1964 Se comparó el baño diario del cuerpo entero con hexaclorofeno durante la hospitalización y tres semanas en el hogar versus baño diario con un detergente. El hexaclorofeno ya no se recomienda para el baño debido a la toxicidad que produce en el sistema nervioso central. 
Gluck 1963 El estudio comparó el baño completo con hexaclorofeno con el cuidado en seco de la piel y ningún lavado. El hexaclorofeno ya no se recomienda para el baño debido a la toxicidad que produce en el sistema nervioso central. 
Hnatko 1977 Se comparó el lavado de cuerpo entero con hexaclorofeno con otros tres agentes antisépticos. El hexaclorofeno ya no se recomienda para el baño debido a la toxicidad que produce en el sistema nervioso central. La asignación a los grupos fue de acuerdo a un esquema predeterminado. 
Jellard 1957 Asignación al grupo tratamiento a una de las tres salas en un hospital. El uso de la triple tinción versus ningún agente; todos recibieron alcohol quirúrgico. 
Kwong 1973 Se comparó el baño diario con hexaclorofeno con el baño con agua corriente. En ambos grupos, el muñón del cordón umbilical se limpió diariamente con alcohol. El hexaclorofeno ya no se recomienda para el baño debido a la toxicidad que produce en el sistema nervioso central. 
Oxford 1991 Los autores no proporcionaron detalles sobre cuidados del muñón que podrían haber influido en el tiempo de separación. Se está buscando información adicional. 
Pildes 1973 Asignación no aleatoria o secuencial. 
Smales 1988 No aleatorizado: dos hospitales con diferentes regímenes que fueron invertidos luego de dos meses. Se comparó la solución con detergente de clorhexidina con iodo en alcohol quirúrgico. Resultados: colonización bacteriana y tiempo de separación del cordón. 
Wojciechowska 1989 El estudio se completó pero no se analizó. Ningún dato disponible. 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Arad 1981
Arad I, Eyal F, Fainmesser P. Umbilical care and cord separation. Arch Dis Child 1981;56:887-888.

Barrett 1979
Barrett FF, Mason EO, Felming D. The effect of three cord care regimens on the bacterila colonization of normal newborn infants. J Paediatr 1979;94:796-800.

Dore 1998
Dore S, Coulas S, Hamber L, Gadjacs S, Buchan D, Stewart M, Cowan D, Jamieson L. A comparison of two methods of newborn cord care: natural drying and alcohol cleaning. JOGNN. in press.

Gladstone 1988
Gladstone IM, Clapper L, Thorp JW, Wright DI. Randomized study of six umbilical cord care regimens. Clin Pediatr 1988;27:127-129.

Meberg 1985a
Meberg A, Schoyen R. Bacterial colonization and neonatal infections. Acta Paediatr Scand 1985;74:366-371.

Meberg 1985b
Meberg A, Schoyen R. Bacterial colonization and neonatal infections. Acta Paediatr Scand 1985;74:366-371.

Meberg 1990
Meberg A, Schoyen R. Hydrophobic material in routine umbilical cord care and prevention of infections in newborn infants. Scand J Infect Dis 1990;22:729-733.

Mugford 1986
Mugford M, Somchiwong M, Waterhouse I. Treatment of umbilical cords: a randomised trial to assess the effect of treatment methods on the work of midwives. Midwifery 1986;2:177-186.

Rush 1986
Rush J. Does routine newborn bathing reduce staphylococcus aureus colonization rates? A randomized controlled trial. Birth 1986;13:176-180.

Schuman 1985
Schuman AJ, Oksol BA. The effect of isopropyl alcohol and triple dye on umbilical cord separation time. Milit Med 1985;150:49-50.

Speck 1980
Speck WT, Driscoll JM, O'Neil J, Rosenkranz HS. Effect of antiseptic cord care on bacterial colonization in the newborn infant. Chemotherapy 1980;26:372-376.


Alder 1980
Alder VG, Burnam D, Simpson RA, Fysh J, Gillespie WA. Comparison of hexachlorophane and chlorhexidine. Arch Dis Child 1980;55:277-280.

Coyer 1975
Coyer WF. Neonatal skin care and the prevention of staphylococcal aureus (staph) colonization. Pediatr Res 1975;9:339.

Gezon 1964
Gezon HM, Thompson DJ, Rogers KD, Hatch TF, taylor PM. Hexachlorophene bathing in early infancy. N Engl J Med 1964;270:379-386.

Gluck 1963
Gluck L, Wood HF. Staphylococcal colonisation in newborn infants with and without antiseptic skin care. N Eng J Med 1963;268:1.265-1.268.

Hnatko 1977
Hnatko SI. Alternatives to hexachlorophene bathing of newborn infants. Can Med Assoc J 1977;117:223-226.

Jellard 1957
Jellard J. Umbilical cord as reservoir of infection in a maternity hospital. BMJ 1957;1:925-928.

Kwong 1973
Kwong MS, Loew AD, Anthony FA, Oh W. The effect of hexachlorophene on staphylococcal colonization rates in the newborn infant: a controlled study using a single-bath method. J Pediatr 1973;82:982-986.

Oxford 1991
Oxford Midwives Research Group. A study of the relationship between the delivery to cord clamping interval and the time of cord separation. Midwifery 1991;7:167-176.

Pildes 1973
Pildes RS, Ramamurth RS, Vidyasagar D. Effect of triple dye on staphylococcal colonisation in the newborn infant. J Paediatr 1973;82:987-990.

Smales 1988
Smales O. A comparison of umbilical cord treatment in the control of superficial infection. NZ Med J 1988;101:453-455.

Wojciechowska 1989
Wojciechowska L. Trial to assess the effects of different treatments of the umbilical cord in newborn infants. Personal Communication 1989.


Barclay 1994
Barclay L, Harrington A, Conroy R, Royal R, LaForgia J. A comparative study of neonates' umbilical cord management. Aust J Adv Nurs 1994;11:34-40.

Bhalla 1975
Bhalla JN, Nafis N, Robargi P, Singh J. Some observations on separation of the umbilical stump in the newborn. Ind J Paed 1975;42:329-334.

Birenbaum 1990
Birenbaum HJ, Glorioso L, Rosenberger C, Arshad C, Edwards K. Gowning on a postpartum ward fails to decrease colonization in the newborn infant. Am J Dis Child 1990;144:1.031-1.033.

Bradshaw 1993
Bradshaw C. An experimental study to compare treatment vs non treatment of the umbilical cord. National Conference on Research in Midwifery, Birmingham. 1993.

Dore 1998a
Dore S, Buchan D, Coulas S, Hamber L, Stewart M, Cowan D, Jamieson L. Alcohol versus natural drying for newborn cord care. J Obstet Gynecol Neonat Nurs 1998;27(6):621-7.

Henningsson 1981
Henningsson A, Nystrom B, Tunnell R. Bathing or washing babies after birth?. Lancet 1981;2:1.401-1.403.

Medves 1997
Medves JM, O'Brien BAC. Cleaning solutions and bacterial colonization in promoting healing and early separation of the umbilical cord in healthy newborns. Can J Public Health 1997;88(6):380-2.

Ronchera-Oms 1994
Ronchera-Oms C, Hernandez C, Jimemez NV. Antiseptic cord care reduces bacterial colonisation but delays cord detachment. Arch Dis Child 1994;70:F70.


Cullen 1916
Cullen TS. Embryology, anatomy and diseases of the umbilicus. Philadelphia: WB Saunders, 1916.

Forshall 1957
Forshall. Septic umbilical arteritis. Arch Dis Childhood 1957;32:25-30.

Rush 1989
Rush J, Chalmers I, Enkin M. In: Chalmers I, Enkin MW, Keirse MJNC, editor(s). Effective care in pregnancy and childbirth. Oxford: Oxford University Press, 1989:1.333-1.346.

WHO 1998
World Health Organization. Technical basis for cord care. 1998. Geneva: Family Health Division, document WHO/FHE/MSM-cord care. .

Woodruff 1984
Woodruff AW, Grant J, El Bashir EA, Baya EI, Yugusuk AZ, El Sumi A. . Lancet 1984;1(8373):378-379.


Chalmers 1988
Chalmers I, editor. Triple dye on the umbilical cord. Oxford Database of Perinatal Trials. 2 Feb 1988. .


COMENTARIOS Y CRITICAS
Cuervo y Cajiao, agosto de 1999

Resumen:

Antecedentes:
El uso de yodo tópico durante el trabajo de parto y para el cuidado de la piel del recién nacido se asocia con la alteración de la función tiroidea, tal como se debería discutir en la revisión. El hipotiroidismo neonatal transitorio puede originarse por dosis muy pequeñas de yodo, y éste es un momento crucial para el desarrollo neurológico. El yodo tópico también se asocia con un aumento de los resultados falso positivos en los tamizajes del hipotiroidismo neonatal.

Tipos de medidas de resultado:
El hipotiroidismo transitorio y los tamizajes positivos o falso positivos de hipotiroidismo deberían ser incluidos como resultados.

Contestación del autor:

Los estudios que informan una alteración de la función tiroidea luego del uso de las soluciones de yodo tópico en el recién nacido comprenden exposiciones mayores que la probable para el cuidado de rutina del cordón, aunque ninguno de los estudios de esta revisión describe la cantidad de concentración de yodo. En las áreas donde la infección del cordón es un problema mayor y, por lo tanto, el cuidado del cordón es de especial importancia es poco probable que tengan pruebas de tamizaje de rutina de la función tiroidea. Ninguno de los estudios en esta revisión comunican datos sobre la función tiroidea.

[Resumen de la respuesta de Jelka Zupan, febrero de 2000.]

Colaboradores:

Resumen de los comentarios de Luis Gabriel Cuervo e Isabela Cajiao, agosto de 1999.



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


01 Antisépticos versus ningún antiséptico
Medida de resultadoN° de estudiosN° de participantesMétodo estadísticoMagnitud del efecto
01 Colonización bacteriana por staphylococcus aureus71.375Odds Ratio de Peto IC 95%0,28 [0,22; 0,36]
02 Tiempo de separación del cordón    Diferencia de medias ponderada (efectos fijos) IC 95%Solamente subtotales
03 Infección del cordón32.360Odds Ratio de Peto IC 95%0,94 [0,56; 1,59]
04 Infección sistémica11.811Odds Ratio de Peto IC 95%No estimable
05 Muerte hasta los dos meses de edad11.811Odds Ratio de Peto IC 95%No estimable
06 Insatisfacción de la madre con el tratamiento00Odds Ratio de Peto IC 95%No estimable
07 Madres preocupadas acerca del cordón11.807Odds Ratio de Peto IC 95%0,45 [0,31; 0,66]
08 Colonización bacteriana (por microorganismos)41.080Odds Ratio de Peto IC 95%0,34 [0,25; 0,44]
02 Antibióticos versus antisépticos
Medida de resultadoN° de estudiosN° de participantesMétodo estadísticoMagnitud del efecto
01 Colonización bacteriana3283Odds Ratio de Peto IC 95%0,41 [0,17; 1,02]
02 Tiempo de separación del cordón5438Diferencia de medias ponderada (efectos fijos) IC 95%0,83 [0,.00; 1,65]
03 Infección del cordón2205Odds Ratio de Peto IC 95%No estimable
04 Infección sistémica00Odds Ratio de Peto IC 95%No estimable
05 Muerte hasta los dos meses de edad00Odds Ratio de Peto IC 95%No estimable
06 Insatisfacción de la madre con el tratamiento00Odds Ratio de Peto IC 95%No estimable
08 Colonización bacteriana (por microorganismos)1143Odds Ratio de Peto IC 95%2,78 [1,01; 7,67]
03 Comparaciones entre antisépticos
Medida de resultadoN° de estudiosN° de participantesMétodo estadísticoMagnitud del efecto
01 Colonización bacteriana    Odds Ratio de Peto IC 95%Solamente subtotales
02 Tiempo de separación del cordón    Diferencia de medias ponderada (efectos fijos) IC 95%Solamente subtotales
04 Polvo sin fármaco versus ningún polvo
Medida de resultadoN° de estudiosN° de participantesMétodo estadísticoMagnitud del efecto
01 Tiempo de separación del cordón1598Diferencia de medias ponderada (efectos fijos) IC 95%-1,37 [-1,74; -1,00]
05 Aplicación única versus aplicación diaria del polvo.
Medida de resultadoN° de estudiosN° de participantesMétodo estadísticoMagnitud del efecto
01 Colonización bacteriana00Odds Ratio de Peto IC 95%No estimable
02 Tiempo de separación del cordón1800Diferencia de medias ponderada (efectos fijos) IC 95%0,02 [-0,27; 0,31]
06 Vendaje cerrado versus cordón umbilical expuesto
Medida de resultadoN° de estudiosN° de participantesMétodo estadísticoMagnitud del efecto
01 Colonización bacteriana12.441Odds Ratio de Peto IC 95%1,13 [0,86; 1,48]
02 Tiempo de separación del cordón12.441Diferencia de medias ponderada (efectos fijos) IC 95%0,40 [0,23; 0,57]
03 Infección del cordón    Odds Ratio de Peto IC 95%Solamente subtotales
08 Colonización bacteriana (por microorganismos)00Odds Ratio de Peto IC 95%No estimable
07 Baño diario completo versus cuidado en seco
Medida de resultadoN° de estudiosN° de participantesMétodo estadísticoMagnitud del efecto
08 Colonización bacteriana (por microorganismos)1181Odds Ratio de Peto IC 95%0,89 [0,49; 1,61]


CARÁTULA
Titulo

Cuidado tópico del cordón umbilical en el nacimiento

Autor(es)

Zupan J, Garner P

Contribución de los autoresEl autor no facilitó la información
Número de protocolo publicado inicialmenteLa información no está disponible
Número de revisión publicada inicialmente1998/2
Fecha de la modificación más recienteLa información no está disponible
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente29 enero 1998
Cambios más recientesEl autor no facilitó la información
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizadosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Dr. Jelka Zupan
Medical Officer
Division of Reproductive Health
World Health Organisation
20 Avenue Appia
1211 Geneva 27
SWITZERLAND
tel: +41 22 791 4221
zupanj@who.ch
fax: +41 22 791 4189
Número de la Cochrane LibraryCD001057
Grupo editorialGrupo Cochrane de Embarazo y Parto
Código del grupo editorialHM-PREG


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • Departamento para el Desarrollo Internacional (Department for International Development), REINO UNIDO
  • Comisión Europea (Dirección General XII), BELGICA
  • Compañía Internacional de Petróleo Shell (Shell International Petroleum Company), REINO UNIDO
Recursos internos
  • Facultad de Medicina Tropical de Liverpool (Liverpool School of Tropical Medicine), REINO UNIDO
  • División de Salud Reproductiva de la OMS (WHO Division of Reproductive Health), SUIZA

Palabras clave
Medical Subject Headings (MeSH)
Anti-Bacterial Agents [therapeutic use]; Anti-Infective Agents, Local [therapeutic use]; Delivery, Obstetric; Infant, Newborn; Sepsis [prevention & control]; Umbilical Cord

Mesh check words: Humans




Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.